Danny Boyle: «El éxito no me ha pervertido»

El director Danny Boyle, en el estreno de 'Yesterday' en Londres./Vickie Flores (Efe)
El director Danny Boyle, en el estreno de 'Yesterday' en Londres. / Vickie Flores (Efe)

El realizador de 'Slumdog Millionaire' y 'Trainspotting' estrena 'Yesterday', una comedia con la música de los Beatles como hilo conductor

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

¿Podríamos vivir sin los Beatles? De esa idea surge la película 'Yesterday', dirigida por el siempre sorprendente Danny Boyle. Su nueva película viaja al corazón de la cultura pop y pone el foco en la falta de moral que impera en las nuevas generaciones con los derechos de autor. Con un abanico de éxitos, Boyle, el realizador de 'Trainspotting', '28 días después' y 'Slumgdog Millionaire', se une al guionista de 'Cuatro bodas y un funeral', Richard Curtis, para demostrar que la beatlemanía fue más que un movimiento musical, un fenómeno social que cambiaría la forma de consumir música. Temas como 'Yesterday', 'Hey Jude' o 'She Loves You' aparecen interpretados por el protagonista, Jack Malik, al que da vida Himesh Patel, un compositor mediocre que contará con la ayuda de Ed Sheeran para triunfar.

-Es una película más ligera de lo que acostumbra a hacer. ¿Por qué ahora una comedia?

-Pasé gran parte del año pasado rodando una serie sobre la familia Getty que se titula 'Trust'. Aparte de que fue maravilloso grabar en Italia y de que es una historia extraordinaria, el rodaje fue deprimente porque no hay nada de amor en los personajes protagonistas. Digamos que me agotó emocionalmente. Este filme, lleno de magia y música, fue una inyección de alegría. Las canciones de los Beatles son alegres, tratan la melancolía y, sin embargo, provocan un efecto positivo en el ánimo de quien las experimenta. Es cierto que esta historia es muy distinta a todo lo que he hecho, pero eso me ayuda a cambiar el registro y me obliga a ser original. No quiero quedarme estancado en un estilo.

-Hábleme de esos cambios.

-Me adapté a la narración. Digamos que abandoné cierto control editorial para permitir a los actores interpretar con el ritmo musical de la historia. Hay una antigua ley en la comedia que previene a los directores de editar a los actores que improvisan. Eso he tratado de hacer, dejar que los actores actúen y controlar mis impulsos en la sala de edición. Hay más dirección, aunque parezca que los actores están en control. Ha sido un reto para mí, lo reconozco, pero lo he disfrutado mucho.

-¿Se sintió identificado con el actor protagonista? ¿Recuerda sus años previos al éxito?

-Eso nunca se olvida. Además, nunca te sientes completamente a gusto con tu situación. El éxito hay que construirlo con cada estreno porque un gran fracaso puede dar, irrevocablemente, al traste con todo. Creo que soy ahora más cuidadoso que antes, pero no me ha pervertido el éxito. Trato de ser amable con todo el mundo y elegir bien mis batallas. Si estás en una situación de privilegio, tienes que ser especialmente amable con todos los que te rodean. Yo no he cambiado, ni creo que lo haga nunca.

-¿Tuvo libertad para adaptar los arreglos de las canciones de Los Beatles?

-Hay un par de excepciones, pero creo que hemos tratado de mantener las canciones originales sin cambiarlas demasiado. Hay pureza en la interpretación de Himesh porque, aunque trató de cambiar varios temas improvisando, se mantuvo siempre muy respetuoso con los originales. Creo que la única excepción es 'Help', que es una versión más agresiva en la película por el momento y el contexto en que la interpreta. Creo que esa canción, aunque es un gran tema pop, es, al mismo tiempo, el grito de John Lennon por sentirse atrapado dentro de los márgenes de la fama y el éxito.

-Cuando decidió rodar este filme ¿habían firmado ya los Beatles la aprobación del uso de sus canciones?

-Creo que sí. A ellos les encantó la idea desde el principio. No es una biografía sino un homenaje a su música. Una forma de conseguir dinero con su catalogo, ¿por qué no hacerlo si se iba a tratar con respeto? Creo que han aceptado con sentido del humor nuestra propuesta.

-Himesh no es un actor muy conocido, ¿por qué le eligió?

-Por su carisma y su conexión con Lily James. Hay una química fantástica entre ellos. Desde luego vimos mejores cantantes, pero no tenían la misma magia que Himesh al interpretar los temas. En él existe la melancolía que yo necesitaba para el personaje. Tuvimos que convencer al estudio porque ellos preferían a alguien como Ryan Gosling, pero les convencimos de que le dieran la oportunidad.

-Ahora que ha rodado este filme, ¿le gustaría hacer un 'biopic' musical?

-Soy un gran admirador de David Bowie, más incluso que de los Beatles. Tengo un guion sobre su vida y, aunque han pasado varios años desde que lo escribimos, es posible que retome esa historia. Hace años le propuse a Bowie rodar su vida, pero no quiso porque no encajaba en su momento creativo. Creo que ya no estaba bien y no había compartido la noticia con sus seguidores, solo con su familia. Ahora puede que haya llegado el momento de sacar adelante ese proyecto.

-Ahora están muy de moda este tipo de proyectos.

-Desde luego. Cuando decidimos borrar a los Beatles, la idea era reexaminar su música desde una perspectiva diferente. John Lennon dijo que era más popular que Jesucristo y tenía razón. Ellos cambiaron el mundo de la música, la lección que nos dieron y que muestra nuestra película es la importancia de ser honestos con nosotros mismos.