Penélope Cruz: «Pienso cada día en dirigir, pero aún no me atrevo»

Penélope Cruz y el director Julio Medem, en la presentación de 'Ma ma'./
Penélope Cruz y el director Julio Medem, en la presentación de 'Ma ma'.

La actriz regresa al cine español con 'Ma Ma' a las órdenes de Julio Medem y como una madre coraje que planta cara al cáncer

MIGUEL LORENCIMadrid

A Penélope Cruz (Madrid, 1974) no le asusta estar en el filo de la navaja. Seis años después de 'Los abrazos rotos' regresa al cine español de la mano de Julio Medem, que con 'Ma Ma' rompe a su vez un silencio de un lustro. Afronta uno de los papeles más arriesgados y exigentes de su carrera, un ser luminoso en una historia terrible, un dramón que no se sostendría sin ella. Es Magda, una maestra en paro que a pesar de los durísimos golpes de la vida, un cáncer de mama y una fatal recaída, sigue adelante, es madre y hace la vida más fácil a su atribulado entorno. La actriz es además productora de esta película en la que Medem cambia de registro quizá para descubir a 'Penélope Luz'.

Es una madraza coraje que planta cara a la muerte después de las madres que hizo para Almodóvar. ¿Qué le atrajo de la propuesta de Medem?

Su cine me ha encantado siempre. He visto alguna de sus películas hasta cinco veces. Me ofreció tres películas y estuvimos a punto de hacerlas. Pero no pudo ser. Creí que estaba enfadado conmigo por las negativas. Y no era así, pero del equívoco surgió la reunión para 'Ma Ma'. Me dio su novela 'Aspasia' y me contó esta historia. La misma noche que lo leí me enamoré de Magda y le dije que contara conmigo. No sabíamos si seríamos capaces de levantar el proyecto. No fue nada fácil, pero la gente reaccionó bien y el puzle se pudo completar. A los nueve meses estábamos en preproducción.

Almodóvar es como de mi familia. Todo lo que hecho con él ha sido importantísimo en mi carrera y en mi vida. Era una de las personas que más admiraba, antes de dar el paso para ser actriz ya quería trabajar con él.

Magda es uno de sus personajes más exigentes en lo técnico y en lo emocional. ¿Le agradan los desafíos de estos personajes extremos?

Sí. Pero intento intercalar los más ligeros con los más intensos. Acabo de hacer 'Zoolander' y me aguardan más dramas y 'La reina de España'. Me gusta meterme en ellos hasta el fondo, pero prefiero no encadenarlos. Es un viaje muy fuerte. Sobre todo, dejar al personaje y la ficción en set, soltarlo y ser tú; que haya un baile sano entre la ficción y tu realidad. Es uno de los personajes que más miedo y respeto me daban por el tema que toca.