'Grace de Mónaco' solivianta a la familia real del Principado

Fotograma de 'Grace de Mónaco'. /
Fotograma de 'Grace de Mónaco'.

Olivier Dahan, director del filme que abrirá el miércoles el Festival de Cannes, se siente insultado por los ataques lanzados contra la película

EFEPARÍS

El francés Olivier Dahan, director de 'Grace de Mónaco', ha afirmado sentirse insultado por los ataques lanzados contra el filme por la familia monegasca, que critica que la historia no se ajuste a la realidad.

"Nunca pretendí realizar un 'biopic'. No hay exclusivas en mi película y por lo tanto nada que merezca causar un drama. (...) Hay costas ciertas y otras inventadas; es mi derecho a la ficción. (...) Pero cuando leo en su comunicado que todo eso se ha hecho con fines comerciales, me siento insultado", ha indicado en una entrevista.

Dahan, que se confiesa al semanario 'Le Journal du Dimanche' (JDD), ha asegurado que "nunca" había tenido que afrontar una situación a este nivel, y ha reconocido que no sabe qué es lo que preocupa a los Grimaldi.

La familia monegasca, en un comunicado enviado el pasado 2 de mayo, afirmaba no desear "de ningún modo estar relacionada con una película que no refleja la realidad", y lamentaba que su historia hubiera "sido objeto de una tergiversación con fines puramente comerciales".

Un artista, "no un historiador"

La cinta, protagonizado por Nicole Kidman y que el miércoles abrirá el Festival de Cannes fuera de competición, comienza en 1962, seis años después de la boda de Grace Kelly con Rainiero de Mónaco . Se trata, según Dahan, de un momento "crucial" para la otrora estrella de Hollywood, pues es en ese año cuando Alfred Hitchcock le propone volver para participar en su nueva película, 'Marnie', en la que finalmente no actuó por la negativa de Palacio.

"Seguro que solo han visto el tráiler", señala Dahan sobre las reticencias de Alberto II y sus hermanas, las princesas Carolina y Estefanía, sobre quienes dice no tener constancia de que hayan solicitado ver el filme completo.

El cineasta defiende que es un artista, "no un historiador", y subraya que lo que le apasionó de la historia fue analizar "a qué parte de ella misma tuvo que renunciar" Grace Kelly al asumir su nuevo rol en el Principado, donde, asegura, fue ella la que inventó la noción de "princesa moderna".