'Carminismo' radical

Paco León ha dado una vuelta de tuerca a su afán por cambiar las reglas del mercado cinematográfico/
Paco León ha dado una vuelta de tuerca a su afán por cambiar las reglas del mercado cinematográfico

Paco León estrena 'Carmina y amén', que tiñe a su singular universo de humor negro y realismo sucio sin perder el espíritu experimental de su debut

SERGIO PEREA MADRID

Pocos le tomaron en serio cuando empezó a deslizar, hace algo más de dos años, los bosquejos de su singular ocurrencia. Sabedor de la fama atesorada bajo la piel de uno de esos iconos catódicos elevados a los altares de la cultura popular, Paco León emprendió un proyecto, audaz en el fondo, en la forma y en toda su envoltura.

Con su propia madre en el corazón del concepto, un exiguo presupuesto y un puñado de amigos dio forma a una cinta que desafió la rigidez de los circuitos tradicionales. La calurosa respuesta al experimento le empujó a profundizar y dotar al relato de un barniz más profesional. El resultado es Carmina y amén, que llega esta semana a las salas españolas, fiel al espíritu diferencial de su predecesora.

Me he radicalizado en el estilo, admite. La peculiar propuesta narrativa de Carmina o revienta, a medio camino entre el falso documental y un Azcona de barriada sevillana, dibujó un microcosmos que León ha querido reconducir hacia una senda más lírica y sofisticada. El objetivo radicaba en profundizar en un lenguaje que encontramos casi por casualidad, sin perder la frescura original, destaca. Y para ello, aunque repite esencia y cierta espontaneidad, traza un relato más ficcional y ennegrecido, con una evolución narrativa más cercana al cine convencional.

"Implicar al público"

También repite entre el variopinto reparto, en el que ahora pesan más los actores profesionales, la pequeña de Carmina. María León no dudó en repetir a las órdenes de su hermano. Con una carrera cada vez más sólida, reconoce haber disfrutado al encarnar de nuevo a su alter ego. Más centrada y prudente, su personaje se ha ido acarminando, como ella misma destaca con orgullo. Así se fue gestando el carminismo, una filosofía, un canto a la libertad, acuñado durante la gestación del filme y del que incluso han elaborado un decálogo con la tolerancia, la generosidad y el compromiso como valores centrales.

Pero pese al crecimiento contenido del proyecto y bajo su discutible barniz de costumbrismo sucio, Paco León no descuida su empeño en hallar nuevos caminos de acceso al espectador. Queríamos continuar con la idea de experimentar, asegura. No recurre ahora al comentado y exitoso- estreno multiplataforma del primer largo, pero ha ideado varias iniciativas destinadas a implicar al público. No pretendo que les guste, de lo que estoy seguro, sino que vayan a verla al cine, insiste.

Para allanar el camino y con plena confianza en el boca a boca, Carmina y amén fue exhibida de forma gratuita en la víspera de su estreno el pasado miércoles- en 120 de las 145 salas que proyectarán la cinta. Además, el Paco on tour llevará al elenco a las ciudades de Sevilla, Córdoba, Málaga, Valencia y Barcelona, como recompensa por haberse declarado como enclaves carministas en una encuesta realizada en las últimas semanas.