Ana de Armas: «No soy ingenua, un día te pueden hacer sentir una reina y al siguiente es otra»

La actriz ha presentado en Málaga 'Por un puñado de besos' /
La actriz ha presentado en Málaga 'Por un puñado de besos'

«No dejo que mi familia y mis amigos me adulen. Ellos me ponen los pies en la tierra», asegura la joven, que acaba de rodar con Robert de Niro

REGINA SOTORRÍOMÁLAGA

Son casi las tres de la tarde y por delante le queda una larga ronda de entrevistas, pero Ana de Armas recibe con una sonrisa y con sus expresivos ojos verdes bien abiertos. Ajena al ajetreo de cámaras y actores que hay alrededor, la joven cubana responde con calma a cada pregunta. Le trae a Málaga 'Por un puñado de besos', una película romántica que presenta en un paréntesis de su aventura en Hollywood: acaba de rodar con Robert de Niro en Panamá ('Hands of Stone') y en dos semanas viaja a Santiago de Chile para unirse a un elenco «impresionante» de actores que mantiene en secreto. Pero no se deja deslumbrar por tanta estrella y alfombra roja. «Sería ingenuo e inmaduro caer en esta banalidad».

-¿Es una mujer romántica?

-Sí. Estar abierto al amor, ser dulce, amable, saber perdonar y compartir lo que nos pasa nos hace mejores personas. Y sobre todo nos sorprendemos con la respuesta que tiene la gente.

-¿Se está perdiendo el romanticismo entre las nuevas generaciones?

-Puede ser, pero yo creo que depende de cada persona y de cómo haya sido su educación. Ojalá esta película inspire a los jóvenes de ahora a ser más de carne y hueso.

-¿Es más emocional que racional?

-Totalmente. Me dejo llevar por el corazón y luego pienso.

-Eso tiene muchos riesgos...

-Sí, tiene riesgos, pero al menos no me arrepiento. Aprendo para la siguiente.

-Siendo joven, guapa y con éxito. ¿Cómo lo hace para no dejarse deslumbrar por todo lo que le rodea?

-Cuesta muy poco darse cuenta de lo obvio que es que no debes perder la cabeza por esto. Muchas veces te pueden hacer sentir la reina del mundo y al día siguiente es otra. Sería ingenuo, inmaduro y triste caer en esta banalidad. Yo estoy muy concentrada en el trabajo y es en lo que intento poner toda mi energía. La otra parte, no te digo que no me guste y que no sea bonito, pero a mí no me desvía de lo que quiero hacer.

-Hay que estar centrada para no dejarse llevar por la adulación y el halago.

-Tengo la suerte de que tengo un equipo tanto aquí como en EE UU, una familia y unos amigos que no me adulan demasiado. No dejo que esto pase. Ellos son los que me ponen los pies en la tierra, son la rutina, el día a día, la gente que te aguanta de verdad todas las cosas y la que pelea por mí y mi carrera. No tengo una gente que me va a haciendo la pelota detrás.

-¿Siente que ha tenido que demostrar a algunos que es más que una cara bonita?

-Al final el tiempo y mi propia carrera lo va a decir por sí solo. Pero sí hay gente que se queda solo en lo superficial y prejuzga antes de conocer o de saber más. De todas maneras, esta carrera es muy subjetiva. Siempre habrá gente a la que le guste mi trabajo y gente a la que no.

-¿Hollywood es como esperaba?

-Estoy sorprendida y me siento muy bien cuidada por mi equipo. Ahora estoy viviendo la parte bonita de Hollywood. Estoy teniendo mucha suerte. Acabo de terminar una película en Panamá con actores que era un sueño pensar que podía trabajar con ellos; y en dos semanas me voy a Santiago de Chile con otros actores que son impresionantes. Es ahora o nunca.

-¿Cómo es Robert de Niro en las distancias cortas?

-Es un hombre encantador y adorable. Es inspirador ver el amor que siente hacia el cine, lo entregado que está en el proyecto, cómo trabaja y la energía que tiene después de todas las películas que ha hecho y de toda la experiencia que tiene.