Una camiseta nuclear

Una imagen de los miembros de BTS, durante una actuación, en octubre pasado, en París./EFE
Una imagen de los miembros de BTS, durante una actuación, en octubre pasado, en París. / EFE

La televisión japonesa cancela una entrevista con BTS, un grupo surcoreano, por las reminiscencias a la Segunda Guerra Mundial

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Hay heridas que perduran en el tiempo durante décadas y décadas, que son muy difíciles de cerrar aunque sus protagonistas, víctimas y verdugos, hace tiempo que fallecieron. Pero los recuerdos permanecen como rescoldos en una chimenea. Solo necesitan unas ramas o un leño para que se conviertan en un buen fuego. Eso pasó esta semana entre Japón y Corea del Sur. Ahora, aliados frente al dictador norcoreano y contra los deseos chinos de expansión, pero enemigos durante la primera parte del siglo XX. Los japoneses, colonizadores; coreanos, sometidos y vejados durante décadas.

Quien avivó las llamas del rencor fue uno de los miembros de BTS, uno de los grupos de K-pop (pop coreano que abarca desde el rock hasta parte de la música electrónica) más famosos del mundo. Consiguieron llegar a los 45 millones de visitas en YouTube en un solo día con su tema 'Idol', superando así a Taylor Swift y su 'Look What You Made Me Do', o ser la primera banda coreana en ser número uno en Estados Unidos. En Asia, arrasan. Ahora comienzan una gira en Japón y los siete miembros de la banda tenían cita en el programa 'Music Station' de TV Asahi. Pero la entrevista se canceló porque uno de los cantantes, Jimin -los otros seis son Jin, Suga, Jungbook, V, RM y J-Hope- apareció en una fotografía en las redes sociales con una sudadera o camiseta en la que se podía leer 'Patriotism Our History Liberation Korea' (Patriotismo Nuestra Historia Liberación Corea).

La frase, repetida en varias ocasiones, iba acompañada de un hongo nuclear, lo que provocó que miles de fans de la banda coreana -y no tan fans- cargaran contra los jóvenes coreanos -ninguno supera los 25 años- por el lema y la falta al respeto a las miles de personas que fallecieron por las bombas atómicas Hiroshima y Nagasaki en la Segunda Guerra Mundial. Ante esta situación, y aunque la fecha de la fotografía se desconoce -algunos medios coreanos indicaron que era 2013, cuando la banda no estaba formada- la cadena decidió cortar por lo sano. «Hemos visto las noticias sobre el jersey que llevaba uno de los miembros (de BTS) y el furor que ha causado. Después de preguntar a la compañía discográfica, decidimos que no aparezcan en nuestros shows del 9 de noviembre. Nos disculpamos con los espectadores que esperaban ver su presentación», indicó la cadena en un comunicado.

Esta polémica coincide en el tiempo con la decisión de la justicia surcoreana de que una empresa nipona indemnice a los trabajadores surcoreanos que empleó durante la ocupación, lo que ha caldeado más el ambiente. Mientras tanto, la banda sigue a lo suyo. Tras dar conciertos en Londres, Ámsterdam, Berlín y París, donde vendieron todas las entradas, ofrecerán cinco shows en Tokio y Osaka. Tampoco queda ni un solo tique para ver a esta 'band boy'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos