María Isasi: «Asistir al teatro es como ir a misa»

María Isasi en los Jardines del peristilo del Teatro Romano de Mérida. :: BRÍGIDO/
María Isasi en los Jardines del peristilo del Teatro Romano de Mérida. :: BRÍGIDO

La actriz asegura que escuchar a los grandes como Shakespeare o Lorca son verdaderas lecciones de vida María Isasi Actriz de la obra 'Pericles, príncipe de Tiro'

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

Hija de la renombrada actriz Marisa Paredes y del fallecido director Antonio Isasi-Isasmendi, María Isasi visita por cuarta vez el Teatro Romano de Mérida para representar 'Pericles, príncipe de Tiro', que estará en escena hasta mañana.

-Es la cuarta vez que actúa en el teatro ¿Cómo es volver a Mérida?

-Para mí es como mi casa. En esta ocasión, más que nunca. El otro día cuando entré en el teatro correteaba por los pasillos abrazando a todo el mundo. Todos me recibían con muchísimo cariño. Quiero mucho a Mérida. Para mí es el lugar donde puedo decir que nací como actriz. Cada etapa que vengo tengo otra edad y soy otra persona y he aprendido cosas y he perdido otras. Cada vez es un reto diferente. La adoro, amo Mérida y amo Extremadura. Me casé aquí, al final la vida me trae siempre aquí de vuelta, así que hay que ser agradecido y amoroso con eso.

«La cultura es la luz de un pueblo y hay que cuidarla y regarla muy bien porque la necesitamos»

-¿Dónde fue esa boda?

-Me casé en una finca de la Vera. Me traje a toda mi familia aquí porque yo no tengo familia en Extremadura. Pero las circunstancias fueron así y quiero mucho a esta tierra y a su gente.

-¿Cómo es el público emeritense?

-Es maravilloso, de los mejores públicos que existen. Es un público muy generoso que realmente en el festival ama el teatro, que viene con todas las ganas, con toda la alegría. Es un público muy agradecido que valora el trabajo del actor. Es muy bonito hacer teatro aquí. Para mí el teatro cobra su absoluto sentido aquí, sentido de celebración, de encuentro entre las personas.

-¿Ha hecho teatro en otros lugares aparte de aquí?

-Sí muchas veces. La mayor parte de mi carrera se ha construido en los teatros. También he hecho cine y televisión, pero yo me he construido en el teatro. En Madrid he estado mucho en el Teatro Español y festivales como Almagro. Con Pericles nos vamos al Festival de Nieblas. Hay muchos teatros en el mundo por descubrir. Yo nací en el teatro.

-¿Le dio su madre algún consejo para ser actriz que se le haya quedado grabado?

-Es difícil dar consejos tanto en la vida como en la profesión. Mi madre al principio estaba un poco horrorizada de que yo me dedicara a esto porque es verdad que es un trabajo que requiere mucho, que es muy sacrificado, que es un medio de ganarte la vida muy difícil y muy arriesgado pero siempre me dice: «Confía en ti, tienes mucho talento hija y disfruta que siempre nos decímos los actores que tenemos que disfrutar, porque ese es nuestro gran reto, porque es tanta la responsabilidad que tienes ahí arriba que es difícil ese reto». Y aquí en Mérida muchas veces se consigue.

-¿Si tuviera que elegir entre cine, televisión o teatro, con qué se quedaría?

-El teatro tiene algo mágico que es que cuando sucede y sucede bien entonces es como el amor. Es maravilloso. No siempre ocurre porque el teatro es accidental, es aquí, ahora y con lo que haya. El cine es 'más fácil' porque buscas el momento y lo escoges. Puedes hacer el momento veinte veces y escoger el exacto y el bonito. Entonces cada cosa tiene su aquel. Y la televisión lo maravilloso que tiene es que llega a todo el mundo. Es muy cercana a la mayoría del público. Pero lo verdaderamente importante es la historia que estás contando, que pueda llegar a la gente y que sea importante.

-¿Qué consejo le daría al público joven para que se interese más por el teatro?

-El teatro y escuchar a los grandes como Shakespeare o Lorca al principio quizás a los jóvenes les puede dar pereza, pero son grandes lecciones de la vida y te enseñan a cómo vivir, te enseñan la filosofía y dan luz. Están en un momento que no saben muy bien qué hacer con su vida, el destino, los significados y ahí hay muchas respuestas. Yo digo que para mí asistir al teatro es como asistir a misa. El teatro te enseña, el teatro te acompaña. Cuando uno ve una bonita obra de teatro que le llena y le llega al corazón sale mucho más feliz.

Política

-En su perfil de Twitter se define como cómica. ¿Se considera una actriz cómica?

-No. Cómica en el sentido general de la palabra de los cómicos de toda la vida, que eran los actores de la vida, de la carretera, de amar esta profesión desde abajo, desde las entrañas, no ya tanto desde la fama, sino como artesanos de esta labor.

-Es un poco activista en redes sociales ¿Cómo ve la situación política en general?

- Pericles habla, para mí, de la responsabilidad de los seres humanos con sus actos, y yo creo que es importante que el entorno político se haga responsable de lo que está ocurriendo en el mundo. A veces me da la sensación de que no reflejan lo que está ocurriendo, no les importa tanto lo que está ocurriendo. A mí me preocupan las crisis humanitarias, me preocupa la crisis medioambiental. Me parece que estamos en situaciones verdaderamente de emergencia y que todos nos tenemos que unir para arreglar eso. No cerrar las puertas a la realidad, porque nos acabará comiendo. Es inevitable. ¿Quién cierra las puertas ante una presa que se está rompiendo? Puedes cerrarla pero al final te acaba cayendo encima. Eso es lo que a mí me preocupa y también creo que en ese sentido el teatro puede abrir las mentes y hacernos más generosos y la política debería ser así también, debería reflejarnos más en el día a día y en lo que nos pasa.

-¿Cómo afecta la política al teatro?

-La cultura siempre es el hijo menos cuidado de todas las administraciones, los gobiernos... Es como el niño olvidado y realmente eso retrata muy bien la salud de un pueblo. La cultura hay que cuidarla mucho porque somos nuestros antepasados, somos nuestra educación somos nuestros conocimiento, si no estamos como atontados y no sabemos a dónde ir. Estamos como moscas encerradas en una botella. La cultura es la luz de un pueblo y hay que cuidarla y regarla muy bien. Y lo necesitamos.

-¿Qué le diría a aquellos que acaban de terminar la carrera de interpretación y lo único que escuchan es que el camino es muy difícil?

-Yo creo que hay que luchar por la vocación y por la pasión siempre. Porque para eso hemos venido a la vida, si no ¿de qué? Luchar hasta que uno pueda. Hasta que uno quiera. Si llega un momento en que la vocación te hace sufrir más que ser feliz, uno se lo puede replantear. A muchos actores les pasa, no ya porque les vaya bien o mal, sino porque en la vida uno tiene que tomar decisiones en todo momento y uno tiene derecho a elegir y hay que dejar a los demás que luchen por su pasión, porque es su derecho de vida.

-¿Cree que la profesión tiene un buen futuro?

-Eso nunca se sabe, el futuro es muy incierto. Lo que sí se sabe es que si uno lucha por lo que ama, lo importante es el cambio y disfrutarlo. No pensar tanto en el éxito, porque el éxito es muy relativo. El éxito verdadero es disfrutar, yo, por ejemplo, en esta entrevista tan agradable, ya. Querer a los tuyos y levantarte por las mañanas contento con lo que haces... ese es el verdadero éxito de la vida para mí.