A sus 108 años, Wanda es una de las pianistas más prestigiosas de Cracovia

Wanda se sienta en el salón de su casa de casa, abre el piano y empieza a tocar. Ella tiene 108 años y es una de las pianistas más prestigiosas del país. Desde que era pequeña se enamoró de la música, se graduó en el conservatorio de Lviv y años después recibió su bien más preciado, el piano, que fue un regalo de bodas de su madre. Desde ese momento le ha acompañado siempre, incluso cuando tuvo que mudarse a Cracovia debido a la Segunda Guerra Mundial. Esto le obligó a detener su profesión durante un tiempo, pero ni eso, ni una fractura en las manos a los 80 años han podido con ella. Su eterna energía han hecho que la música haya sido y sea lo más importante de su vida.

Más vídeos de Culturas