Zugaza se despide con la pólvora de Cai Guo-Qiang

Zugaza (i) y Guo-Quiang. /
Zugaza (i) y Guo-Quiang.

«Esta falla le tocará a Falomir», dice cediendo tácitamente el testigo al que será su sucesor al frente de la pinacoteca

MIGUEL LORENCIMadrid

Miguel Zugaza se incorporará «inmediatamente» a la dirección del Museo de Bellas Artes de Bilbao. Será oficial el próximo viernes, si el Consejo de Ministros ratifica a Miguel Falomir como su sucesor al frente del Museo del Prado que Zugaza ha dirigido durante tres lustros. Su último acto oficial como director de la pinacoteca fue la presentación de la muestra del artista chino Cai Guo-Qiang, un mago de la pólvora y la pirotecnia que expondrá en otoño en el museo unas piezas inspiradas en los grandes maestros de la casa, de Velázquez a Goya, y que realizará quemando pólvora en el Salón de Reinos, la futura ampliación del Prado en lo que fue el Museo del Ejército.

«A Falomir le tocará esta falla», dijo un irónico Zugaza, dando por hecho lo que es un secreto a voces, que su sustituto será el valenciano y actual subdirector del Prado, Miguel Falomir Faus (Valencia, 1966). Falta solo que el Patronato extraordinario de este miércoles lo ratifique y lo comunique al Consejo de Ministros y al titular de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, que salvo sorpresa mayúscula, deberá aprobarlo este mismo viernes.

El propio Falomir acepta la responsabilidad «con enorme entusiasmo» y confirma que su intención es contar con un subdirector salido de la plantilla del museo. Cree que sería contraproducente buscar a alguien de fuera que necesitaría algo más de un año para ponerse al corriente del funcionamiento de la institución. Admite que su reto es mantener el nivel de su valedor, un Zugaza con quien ha trabajado codo con codo en los últimos años y «que ha dejado el listón muy alto».

Todo fue dicho con carácter más oficioso que oficial, a falta del definitivo trámite administrativo. Zugaza se despedía así dando la bienvenida al polifacético y mundialmente reconocido artista chino Cai Guo-Qiang (Quanzhou, 1957) cuya formación inicial como pintor estuvo marcada por su admiración haca el Greco, que le llevó en 2009 a realizar un viaje en su honor desde Creta a Toledo. Un artista que llenará de pólvora, estruendo y humo el Salón de Reinos en su particular homenaje a sus maestros españoles. «La pólvora será una materia creadora para renovar la pintura, como se renovaba el Ave Fénix», planteó Zugaza, que regresará al Prado como comisario de esta muestra.

La vocación inicial por la pintura del artista chino derivó hacia la 'performance' y el uso de de materiales ancestrales de la identidad cultural de su país, como las igniciones de pólvora sobre lienzo. Con pólvora trabajará en el Salón de Reinos, que será su taller. Allí realizará el 23 de octubre un gigantesco lienzo quemando pólvora valenciana, una pieza de más de18 metros que se expondrá a partir del día 25 en la ampliación de Moneo y que titulará 'El espíritu de la pintura'.

Tras la firma del acuerdo con Acciona, que regresa al patrocinio para hacer posible uno de los proyectos más innovadores del Prado, recordó Zugaza que antes otros artistas vivos como Miquel Barceló, Thomas Struth, Cy Twombly y Richard Hamilton ya habían expuesto en la centenaria pinacoteca.

Se va Zugaza «muy contento» por retornar al arte contemporáneo en su adios, «de haber vivido una suerte de fantástico ensueño que ha durado quince años» y de que tome el relevo Falomir. «Si Miguel es la opción, estoy muy satisfecho de que así sea; hemos trabajado muy de cerca, en especial los dos últimos años, y tiene todo mi apoyo». Falomir es experto en pintura italiana del Renacimiento, doctor en Historia del Arte y profesor titular, en excedencia, del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valencia. Se incorporó al museo en en 1997 como jefe del Pintura Italiana y Francesa, hasta 1700.

Preferencias de Guo-Quiang

La pintura favorita de Cai Guo-Qiang es el 'Guernica' de Picasso y ajeno, quizá, a la polémica sobe su posible regreso al Prado, un anhelo que Zugaza no verá cumplido, el artista chino explicó cómo propuso una instalación con luces led y pólvora sobre el universal lienzo del genio malagueño para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín que finalmente no cuajó. Explicó que artista que había visitado el 'Guernica' en el Reina Sofía en la víspera y que ante la pieza se sintió «como un discípulo de grandes maestros como Picasso».

Cai Guo-Qiang, a quien el Guggenheim dedicó una gran muestra en 2009 y que ha expuesto también en el IVAM, trabajará durante unas tres semanas de de septiembre en el corazón del Salón de Reinos, donde trabajó el propio Velázquez, y creará una serie de obras inspiradas en la memoria del antiguo Palacio del Buen Retiro y en su particular relación con los maestros del Prado. Esta residencia culminará con la creación en vivo de su obra de escala monumental que se podrá ver en la sala C de la ampliación de Moneo.

«Soy un niño mimado por los dioses al que le gusta pintar con pólvora a quien le han dado la oportunidad de hacerlo en el mismo sito donde creó Velázquez. Ojalá que a través del humo y de la pólvora y de la luz de este espacio pueda conectar con los maestros que me inspiran, El Greco, Goya, Rembrandt o Tiziano. Espero que el resultado sea bueno».

Antes, el presidente del patronato, José Pedro Pérez-Llorca, rubricó el acuerdo junto al presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales. Pérez-Llorca, cuyo mandato se cumple a finales de año, dijo que está «contento y con arrestos para seguir». Lamentó que «se haya dramatizado en exceso» con la salida de Zugaza, pero admitió que «todo ha sido según lo previsible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos