Spiderham, un cerdo superhéroe, y una obra del color de la primavera

Fermín Solís posa con su cerdo:: LUCAS GARRA/
Fermín Solís posa con su cerdo:: LUCAS GARRA

Fermín Solís y Álvaro Reja presentan sus obras para la Iberian Pork Parade

JOSÉ M. MARTÍN / ÁLVARO RUBIO

Un cerdo vestido de superhéroe. La idea es, cuanto menos, original. Sin embargo, si se conoce al autor de esta obra, todo tiene una explicación bastante más sencilla de lo que parece. Fermín Solís es historietista, presidente de la asociación ExTreBeo y «siempre he sido muy fan de Spiderman, desde que era pequeñito. Me ha acompañado durante toda mi vida y he leído casi todas sus sagas. A pesar de que los cómics que hago tienen un carácter muy intimista o cotidiano, sí que me gustan los cómics de superhéroes», explica el autor del Spiderham, como ha denominado a su cerdo para Iberian Pork Parade.

Fermín Solís

Historietista e ilustrador, aunque en la actualidad está comenzando a escribir sus propios libros para niños. «Gracias a algún premio, como el del Salón del Cómic de Barcelona o el Premio Nacional del Cómic, asenté mucho mi carrera como dibujante de tebeos, pero siempre la alterné con la de ilustrador», reconoce Solís.

Cerdo patrocinado por

Montesano

El nombre y la idea también tienen un motivo y, aunque pueda resultar curioso, nada tiene que ver con Los Simpsons. «Hay un personaje secundario en algún número, cuando se hacían parodias de Spiderman, que era un cerdo vestido de Spiderman y se llamaba Spiderham. Hay gente que me ha dicho que en Los Simpsons salió un cerdo vestido de Spiderman, pero no lo he llegado a ver», apunta Solís, que reconoce que esta no fue su primera idea. Tenía la intención de dibujar sobre el cerdo el cuento Los tres cerditos y, así, enfocarlo a lo que hace últimamente, que son libros para niños. «Empecé a trabajar con mi técnica de pincel y era imposible debido a la rugosidad. Mi intención es que fuese algo muy visual, que se reconozca desde lejos, que llamase la atención y que invitase a la gente a hacerse fotos con el cerdo. Creo que visualmente ha quedado impactante», apunta este historietista, que, con un rotulador, fue delimitando las líneas del traje, «que me las sé de memoria», concluye.

Una obra del color de la primavera

Tiene 50 años y lleva pintando desde que tiene uso de razón. Nunca se ha formado en la materia artística, la destreza de Álvaro Reja frente al lienzo nació con él. Fue en 1964 en Badajoz y en Extremadura vivió hasta los seis años, cuando su familia se trasladó a Palencia. Sin embargo, no se ha desvinculado de su tierra. En esta ocasión le une su participación en la exposición itinerante Iberian Pork Parade. El artista ha plasmado su estilo en una de las 40 esculturas de Luis Martínez Giraldo.

Álvaro Reja

El pacense Álvaro Reja lleva 32 años dedicándose profesionalmente a la pintura. Vive en Palencia y es un pintor que no dirige su mirada a la realidad exterior, sino a un mundo interior lleno de imágenes, sueños, espiritualidad y sentimientos. Hace, como muchos lo definen, una pintura con alma.

«Me he inspirado en el paisaje extremeño durante la primavera, que es un espectáculo, sobre todo para una persona que viene del norte. Se ve la explosión de colores con la naturaleza en todo su esplendor», detalla Reja, quien apunta que en su obra no suele predominar un color sobre los demás, sino que se crea una convivencia de todos de una forma fuerte y a la vez delicada. «Todos conviven de manera mágica», añade.

Álvaro ha participado en cientos de exposiciones colectivas e individuales que se han podido ver en ciudades de España como Madrid, Barcelona, Gijón, Léon y Valladolid, entre otras, o de Alemania como Dresden y Düsseldorf. «A partir del año 2000 inicié una trayectoria de muestras individuales en distintas galerías. En estas circunstancias fui consciente de la realidad de la obra en su conjunto y desde entonces he sentido la necesidad de que el público analice mi pintura», confiesa Reja, que cuenta con más de diez premios por sus obras.

En sus creaciones utiliza todo tipo de formatos y suele trabajar sus propias formas y colores. En definitiva, como él mismo dice, su iconografía.

Reja puede presumir de tener un estilo muy característico. Sin embargo, no deja de explorar nuevos caminos.

 

Fotos

Vídeos