Las Chimixurris presentan una candidatura de primera este año

Actuación de Las Chimixurris. / J. V. Arnelas

Recreando a Eva, esta murga se llevó las mayores ovaciones de la última preliminar

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

La última jornada preliminar del Concurso de Murgas del Carnaval de Badajoz fue de Las Chimixurris. La murga que fue cuarta el año pasado puede optar a más esta edición con su montaje de Eva. Por lo demás, la noche fue irregular. Solo los Camballotas lograron buenas carcajadas, pero Los Chungos, una de las punteras, decepcionó.

Los Camballotas Los Camballotas la montan

Los Camballotas iniciaron la última preliminar con una gran actuación. Lograron que el público se riese de principio a fin y eso pocas pueden decirlo. Apostaron por el humor, incluso en los pasodobles como suelen hacer, y funcionó.

Este año son un personaje al que ha dejado su novia, Mari Carmen, y que ha decidido marcharse a Punta Cana. Una propuesta que no es fácil, pero que lograron que conectase a la perfección con el público que se metió en su historia. Su ritmo es imparable, como siempre, y animaron el patio de butacas como nadie. Esta murga siempre suele presentar buen nivel, pero otras propuestas no han logrado encajar tanto como la de este año con su estilo.

Esta edición, además, han hecho un esfuerzo extra en su puesta en escena recreando el Caribe. En su actuación solo se salen unos segundos del espíritu gamberro, en la despedida, y el resultado es impecable con una pieza muy emotiva. Los Camballotas optan a todo este 2019.

La Castafiore La Castafiore debuta pidiendo paso

La segunda actuación de la noche fue La Castafiore. Sobre el papel, esta murga debuta, pero cuenta con algunas componentes veteranas y con una calidad que recuerda más bien a un grupo que pide paso. Son esclavas de Don Carnal y apuestan por la lírica y la crítica más que por el humor.

Presentaron una espectacular puesta en escena con un gigantesco Don Carnal que sale del escenario con sus cadenas. Su traje, muy trabajado, es de estilo comparsa. Su otro punto fuerte es las voces, muy cuidadas, aunque a ratos la intensidad y la velocidad hizo que se perdiese lo que decían.

Castafiore puede puntuar en su primer pase como una veterana e incluso pasar de fase. Su representación es muy completa aunque quizá recordó mucho el estilo de otra murga ya consolidada, Las Chimixurris, que por casualidad esperaban su turno tras el escenario.

Las Chimixurris Las primeras en tocar todos los palos

Y llegaron las originales para mostrar que no hay nadie como ellas, al menos por el momento. Las Chimixurris, este año con una alegoría de Eva, la primera mujer, combinan poesía, humor y crítica. Un año mas, y con diferencia, presentaron el repertorio más local y más crítico.

Sus planteamientos, siempre originales, se apoyan en la fuerza con la que salen al escenario. Este año su personaje de Eva les ha servido para hilar un mensaje feminista, pero son capaces de equilibrar sus mensajes con grandes dosis de humor como el cuplé a Rajoy o las cuartetas sobre las tuberías de Badajoz y la desaparición de los olmos.

Las Chimixurris lograron en 2018 su mejor puesto como cuartas, pero ojo porque todo parece que se les queda pequeño a estas grandes murgueras.

Los Chungos Los Chungos dejan la portería a cero

Tras el descanso llegaron Los Chungos, una de las murgas más esperadas por el público, que sin embargo decepcionaron con su actuación, muy floja. Este año son una Selección Española de Fútbol compuesta por africanos y se marcharon dejando la portería a cero.

Los Chungos están muy lejos de sus mejores años como sindicalistas o palomos. Han sido irreconocibles y no por el maquillaje, que si estaba bien conseguido. Trataron de contagiar al público su ritmo, pero a diferencia de otros años, no lograron conectar con ellos.

No hay fallos evidentes pero la verdad es que Los Chungos no tienen miga este año. Por faltarles, les fallaron hasta sus habituales salidas de tono, una de sus seña de identidad. Su ritmo no se contagia, las letras no se pegan y no hay irreverencias reseñables. No son los Chungos.

Los Taifas Los Taifas ralentizan el tiempo

A continuación actuaron Los Taifas sin ningún tipo de energía ni tensión. Parecía que tenían tanto sueño como el que causaron en el patio de butacas. Hicieron que el tiempo fuese muy despacio.

No han tenido las peores voces, ni el peor tipo, ni el peor disfraz, que hasta era bueno como detectives con una gabardina con un skyline con luces, pero han sido de los más aburridos.

Los Taifas tienen mucho mérito porque han logrado salir al certamen este año tras muchas incidencias, pero parece que les falló la energía cuando se subió el telón.

A Contragolpe A Contragolpe te saca la sonrisa

A Contragolpe logró resucitar al público y sacarle una sonrisa. Lo hizo a base de bisturí, ya que este año son cirujanos plásticos. Siguiendo con su estilo combinaron el compromiso de sus pasodobles, siempre peleones, con el cachondeo de su popurrí, muy divertido.

El disfraz está logrado, con un decorado muy trabajado. Cuenta con detalles llamativos como su maquillaje, que imita un lifting, o un figurante que ha estado pasando por distintas operaciones en directo. Lo mejor es que han tirado de ganas y energía para animar a la sala y salvar el cierre de la noche.