La vivienda expropiada en Cáceres para el Parque del Príncipe tendrá uso administrativo

El Ayuntamiento pagó 3,4 millones de euros por esta parcela de 3.000 metros cuadrados. :: a. méndez/
El Ayuntamiento pagó 3,4 millones de euros por esta parcela de 3.000 metros cuadrados. :: a. méndez

El inmueble situado en la calle Islas Canarias será rehabilitado por la concesionaria de las obras de ampliación y adecuación

J. C. CÁCERES.

La vivienda situada en la última parcela adquirida por el Ayuntamiento de Cáceres para llevar a cabo la ampliación del Parque del Príncipe, situada en la calle Islas Canarias, será rehabilitada con el fin de que tenga un uso administrativo para el personal y trabajadores del parque. Así se refleja en el proyecto de ampliación y adecuación del que es el auténtico pulmón verde de la capital, cuyos trabajos comenzaron hace un mes con las labores de desbroce y primeros movimientos de tierra.

De entre toda la actuación de ampliación y adecuación del parque, la rehabilitación de esta vivienda acumulará gran parte del capital humano. Según explican desde la concesionaria, está contemplado que alrededor de una decena de trabajadores coincidan durante los trabajos de rehabilitación de este inmueble: «Ahora estamos estudiando el estado de la vivienda y viendo la distribución. Cuando acometamos la reforma va a ser el punto que más trabajadores va a acumular, alrededor de diez», se explica.

Precisamente, esta fue la última expropiación que el Ayuntamiento de Cáceres tuvo que llevar a cabo y por la cual pagó 3,4 millones de euros a su propietario. Tres millones de euros correspondieron al precio de la parcela fijado por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura y los otros 400.000 fueron fruto de los intereses de demora después de que el propietario hubiese solicitado en 2006 la expropiación sin aceptar la tasación económica que hizo en primera instancia el Jurado Autonómico de Valoraciones en diciembre de 2010.

Cabe recordar que el ya antiguo dueño de esta casa recibió por parte del Ayuntamiento de Cáceres 2,9 millones de euros en metálico y los 500.000 restantes en especie, con la recepción de una parcela edificable. El espacio donde está ubicada esta vivienda, que pasará a ser una edificación para uso administrativo, correspondía a una parcela de 3.000 metros cuadrados, dividida inicialmente en dos de 2.000 y 1.000 metros respectivamente.

En total, tras más de dos décadas de costosas y polémicas expropiaciones, el montante global para adquirir los terrenos que formarán parte de la ampliación del Parque del Príncipe se cifró en más de 30 millones de euros. Y es que con la legislación anterior a la Ley del Suelo de Extremadura, que data del año 2001, y del Plan General Municipal, de 2010, estas parcelas (7,5 hectáreas en total) estaban calificadas como verdes urbanas. Es decir, aunque en estos terrenos no se podía construir, los propietarios de estas superficies sí tenían derecho a conseguir un beneficio similar al que correspondería a un suelo edificable. De ahí la sangría económica que la ampliación del Parque del Príncipe le ha supuesto al Ayuntamiento de Cáceres. A ello hay que sumar los 3,9 millones de euros contemplados para una ejecución que ya se está llevando a cabo mediante la unión temporal de empresas (UTE) formada por Sebastián Sevilla, Sevilla Nevado y José Carmona e Hijos. Está previsto que el ampliado Parque del Príncipe sea una realidad en la primavera del próximo año 2020.

Primeros trabajos

Las cuatro primeras semanas de trabajos se están desarrollando con total normalidad. Según reconoce el jefe de obra, Isidro Rubio, los operarios no han encontrado sobre el terreno ningún imprevisto que dé al traste con los plazos establecidos. «Hasta el momento hemos realizado el desbroce de la parcela y ahora estamos con las explanaciones de los viarios. Todo va según lo previsto y no hemos encontrado ninguna anomalía».

La siguiente fase, según desgrana Rubio, será incorporar las redes de saneamiento, riego y alumbrado, que son las tres que se contemplan en el proyecto. Según sus palabras, se prevé que a lo largo de esta próxima semana se pueda comenzar con las labores de la red de saneamiento. «Posteriormente colocaremos las plataformas de los muros que van en las entradas y fijaremos la ubicación de la ría y los lagos». En la actualidad trabajan sobre el terreno unos cinco operarios con maquinaria. «Al principio siempre se va más lento porque lo primero que hay que hacer es ir abriendo corte. Más tarde vendrán los equipos de encofrado y ferralla».

El proyecto fija 12 nuevos espacios naturales a través de los cuales se conectarán Aguas Vivas y el R-66. Se prevé la plantación de más de 1.500 árboles en un parque que tras esta ampliación tendrá una superficie total de 30,5 hectáreas.