Vecinos de Cáceres El Viejo hacen caceroladas para echar a dos familias de okupas

Imagen de la protesta de anoche en el barrio Cáceres El Viejo /Armando
Imagen de la protesta de anoche en el barrio Cáceres El Viejo / Armando

Han entrado en dos unifamiliares con piscina comunitaria

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

El alcalde Luis Salaya ha pedido calma a los vecinos del barrio de Cáceres El Viejo, que desde el domingo se han movilizado para echar a dos familias que han ocupado dos viviendas unifamiliares vacías de la calle Los Geranios. «Nuestra posición en la ocupación ilegal de viviendas es de tolerancia cero», afirmó ayer el máximo representante de la corporación municipal.

Salaya realizó estas declaraciones después de que el domingo por la noche varias decenas de vecinos de la urbanización Cáceres el Viejo hicieran una cacerolada de protesta. Han anunciado que seguirán haciendo más (había otra convocada para anoche) hasta que estas personas se marchen de las casas. Ayer permanecieron cerradas sin que se percibiera movimiento en ellas, y hubo presencia policial en la zona.

Los vecinos se movilizaron al darse cuenta de que dos familias habían ocupado de manera ilegal dos unifamiliares de la calle Los Geranios. Estas dos viviendas tienen acceso a una piscina comunitaria a la que van miembros de unas 30 familias.

El Ayuntamiento pide tranquilidad a los vecinos y que confíen en las instituciones

Los okupas están desde el pasado sábado, y la asociación vecinal Urbanización Cáceres El Viejo dio el aviso a la Policía Nacional. Varios agentes fueron a identificar a los ocupantes y han informado a la autoridad judicial.

Estas viviendas están construidas desde el año 2003 y las dos unifamiliares ocupadas pertenecen a una empresa constructora. Los vecinos aseguran que varios okupas tienen antecedentes penales y que quieren que se vayan antes de que ocurra algo. Señalan que hasta ahora no han cometido delito alguno, aunque sí tienen malos modos con los vecinos.

Precisamente en este barrio de Cáceres han comenzado sus fiestas, y la asociación vecinal Urbanización Cáceres El Viejo ha lanzado este comunicado en las redes sociales: «Comenzamos las fiestas de una manera un tanto agridulce por el reciente acontecimiento en una de nuestras calles. No nos quitarán el sueño y las ilusiones de construir y vivir en un magnifico barrio. Somos 3.114 vecinos y vecinas que lucharemos frente a cualquier problema para que llegue a buen fin. Tenemos que estar unid@s , FELICES FIESTAS !!».

Las dos unifamiliares, que tienen acceso a una piscina comunitaria, son de una constructora

Ayer el gobierno municipal hizo público un comunicado en el que señaló que, al conocer que en la noche del domingo decenas de vecinos y vecinas de Cáceres El Viejo se estaban manifestando en la calle Los Geranios porque varias personas habían ocupado dos casas de manera ilegal, «desde el Ayuntamiento se envió a varias dotaciones de la Policía Local y se pidió al subdelegado del Gobierno que reforzara con Policía Nacional esta acción, aunque ya se encontraban allí varios agentes vestidos de paisano evitando altercados mayores. En estos momentos continúa el dispositivo especial de la Policía para tranquilidad del vecindario».

Recalcaba el comunicado que el alcalde ya se había puesto en contacto con Raúl Pérez, el presidente de la asociación de vecinos, y también con la empresa propietaria de las dos viviendas, y explicaba que esta empresa es la que tiene que interponer la denuncia correspondiente para comenzar el trámite de desahucio.

El Ayuntamiento, según Salaya, «va a ser inflexible ante la ocupación ilegal de viviendas en la ciudad, y a poner todos los medios al alcance contra los profesionales de la ocupación, mafias que nada tienen que ver con la ciudadanía cacereña, e insta a que si alguien tiene verdaderos problemas para acceder a una vivienda que se ponga en contacto con los Servicios Sociales del Ayuntamiento cacereño».

Insistió el alcalde en pedir que la ciudadanía tenga calma «y confíe en la resolución de este asunto por parte de las autoridades locales, fuerzas y cuerpos de seguridad y, en última instancia el órgano judicial competente al que se le dará traslado de todo lo actuado».

Salaya llamó por teléfono a todos los portavoces de la oposición «para comunicarles esta desagradable situación e informar de cómo se está actuando ya y cómo se va a seguir actuando».

A última hora de la tarde no había confirmación oficial de si las familias okupas permanecían o no en el interior de las casas