Vecinos de Cáceres avisan de la aparición de plomo en casas con tuberías nuevas

Muestra de agua tomada por el Ayuntamiento a finales del mes de noviembre. :: lorenzo cordero/
Muestra de agua tomada por el Ayuntamiento a finales del mes de noviembre. :: lorenzo cordero

Los residentes en el casco histórico estudian emprender medidas de protesta y acciones legales para exigir soluciones al problema

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

A la asociación de vecinos Ciudad Monumental se le comienza a agotar la paciencia. Hace tiempo que el Ayuntamiento terminó de hacer los análisis de agua en 166 viviendas de la zona para detectar la posible presencia de plomo y todavía no ha recibido de forma oficial los resultados. Además, urge a las administraciones soluciones para hacer frente a este problema. Para ello, los residentes barajan en estos momentos adoptar medidas de protesta y de carácter legal. La decisión sobre los pasos que darán saldrá de la asamblea que se celebrará el próximo día 14, jueves.

A pesar de no haber recibido comunicación oficial sobre los resultados de los análisis, la asociación ha ido reuniendo los informes de las analíticas que los vecinos han ido aportando de forma individual, ya que el Consistorio sí ha enviado una carta a todos los particulares en cuyas viviendas sí se ha detectado plomo, tanto en aquellas donde el nivel está dentro de los valores permitidos por ley (diez microgramos por litro), como en esas otras donde los resultados están por encima del máximo establecido.

Según los datos que maneja en la actualidad el colectivo vecinal, los análisis realizados por los técnicos municipales arrojan que hay viviendas que tienen todas sus tuberías interiores cambiadas, además de las acometidas (el tramo que une la red general con la instalación particular de cada inmueble), donde se han detectado niveles de plomo. Se ha producido, en concreto, en tres casos. Dos de los análisis han arrojado resultados por debajo de diez microgramos. Y en una vivienda el valor ha sido de 13 microgramos, según detalla Juan Manuel Honrado, presidente de la asociación vecinal.

De los 166 análisis efectuados por el Ayuntamiento, a propuesta de los vecinos, 34 han arrojado niveles de plomo en el agua. O lo que es lo mismo: un 20,4 por ciento, siempre según los resultados reunidos por el colectivo vecinal a partir de los informes enviados por el Ayuntamiento a los domicilios particulares donde se ha detectado plomo.

De las 34 viviendas donde se ha detectado la presencia de este metal pesado, en la mitad de los casos los niveles están por debajo de los diez microgramos. Y la otra mitad supera el máximo establecido por ley. En algunos casos, señala Honrado, se han comunicado valores muy altos. El nivel más elevado ha ascendido a 285 microgramos por litro. No obstante, Juan Manuel Honrado recuerda que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no existe un nivel de exposición al plomo seguro.

En el seno de la asociación de vecinos se ha constituido un grupo de trabajo específico para hacer un seguimiento de este problema, formado por un químico, una farmacéutica, una bióloga y un fontanero. Este grupo mantuvo una reunión la semana pasada y marcó las directrices que se seguirán a partir de ahora. Por un lado, el colectivo ha mostrado su pesar con el Ayuntamiento, al que solicitó una reunión hace un mes y para la que aún no ha obtenido fecha. Los vecinos iniciarán una ronda de contactos con los diferentes grupos políticos para trasladarles sus inquietudes.

Desde el colectivo vecinal señalan que el Ayuntamiento ha incumplido el Real Decreto 140/2003, que obligaba a la administración al cambio de todas las tuberías de plomo públicas y a informar de las mismas a los afectados. «Tres meses antes del fin del plazo dado por este decreto (enero de 2012), el Ayuntamiento aprobó la normativa municipal de agua, en la que trasladaba la titularidad de las acometidas a los propietarios de la viviendas», denuncian desde la asociación.

Tras conocer la existencia de plomo en la Ciudad Monumental tras las primeros análisis realizados de forma particular por el vecinos, el Consistorio cacereño siempre ha mantenido que las canalizaciones generales de la parte antigua son de fundición gris y que el agua se ofrece con unas condiciones de calidad similares a la de toda la red de abastecimiento.

Acometidas

Además, el Ayuntamiento ha mantenido que la existencia de plomo es una cuestión de las acometidas y de la red de tuberías del interior de las viviendas, que podrían tener canalizaciones muy antiguas. Hay que tener en cuenta que el plomo fue un material muy usado en las conducciones de agua. Su uso quedó prohibido en 1980. Además, los informes elaborados por la Inspección y la Secretaría General del Ayuntamiento cacereño determinaron que el propietario de las acometidas es el abonado.

La asociación vecinal lamenta, por otro lado, que el Consistorio no aproveche la obras que lleva a cabo en el casco viejo para hacer el cambio de acometidas, aunque sean los residentes quienes, en último término, tengan que afrontar los gastos. La prioridad en estos momentos, subraya Honrado, es que se eliminen las tuberías de plomo que hay en la vía pública. Y pone como ejemplo la reciente obra llevada a cabo en las calles Obras Pías de Roco y Adarve del Cristo, donde se ha levantado parte del pavimento y no se ha actuado en las acometidas.

Por último, los resultados de las pruebas municipales ponen de manifiesto, según indican los residentes, que el informe elaborado por la Consejería de Sanidad de la Junta de Extremadura, la administración sanitaria competente en este asunto, era «incorrecto». Según ese informe, concluye el colectivo, «no se había detectado nada anormal en los muestreos realizados».