Valdesalor busca una solución a la falta de suelo urbanizable para hacer casas

Susana Bermejo, que ayer fue investida alcaldesa de Valdesalor, posa junto a las letras que hay a la entrada de la entidad local menor. :: j. rey/
Susana Bermejo, que ayer fue investida alcaldesa de Valdesalor, posa junto a las letras que hay a la entrada de la entidad local menor. :: j. rey

Susana Bermejo, alcaldesa por tercera legislatura consecutiva, se marca como prioridad acabar con la ausencia de viviendas para retener a los jóvenes

MARÍA JOSÉ TORREJÓNCÁCERES.

Susana Bermejo (Pinneberg, Alemania, 1974) solo conoce los pactos políticos desde la distancia. A ella no le ha hecho falta negociar para hacerse, por tercera legislatura consecutiva, con el bastón de mando en Valdesalor, entidad local menor de Cáceres. Anda sobrada de votos. El PSOE, partido al que pertenece, logró cuatro de los cinco concejales en las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. Es uno más que en 2015. Ayer fue investida alcaldesa.

Casada y madre de dos hijos de ocho y 15 años, está al frente de un equipo donde la integrante de mayor edad es ella. Sus tres compañeros de grupo tienen 33, 34 y 36 años. La más joven de la corporación es la única edil de la oposición, del Partido Popular, de 32 años.

Los jóvenes, precisamente, y el deseo de Bermejo por retenerlos en Valdesalor centrarán uno de los ejes fundamentales de los próximos cuatro años. Hay un problema que preocupa a esta profesora interina de Lengua y Literatura: la falta de suelo urbanizable para edificar nuevas viviendas. «El problema que tenemos es que el único terreno donde se puede urbanizar es de propiedad privada. Pertenece a un único dueño y no quiere vender, ni escuchar propuestas», explica Bermejo. Son ocho hectáreas donde, según un estudio realizado por el Consistorio, se podrían levantar hasta 200 casas.

Una de las alternativas que tiene el Ayuntamiento es iniciar los trámites para lograr que se pueda construir en otra parcela. «Habría que hacer urbanizable otro terreno, pero son procedimientos que llevan un montón de años», señala la alcaldesa. «Yo tengo la esperanza de que haya una empresa interesada en hacer viviendas y pague bien al propietario», apostilla. Otra de las vías, explica Bermejo, reside en explorar si sería posible una expropiación y ver qué coste tendría.

Valdesalor cuenta en la actualidad con 529 vecinos empadronados, según el censo municipal actualizado a 1 de enero de 2019. El dato no ha sufrido alteración alguna en los últimos dos años. En 2016 eran 553 residentes. El 33 por ciento de la población tiene entre 18 y 35 años. El segundo grupo más numeroso es el de los vecinos mayores de 65 años (un 25 %), seguido muy de cerca por el colectivo de los menores de 18 (24,73 %). Por último, el 18 % de los residentes tiene una edad comprendida entre 35 y 65 años.

Centro de día

«Queremos que tanto los jóvenes como los mayores se queden en el pueblo», insiste Susana Bermejo, cuyos padres, originarios de Torreorgaz, se instalaron en Valdesalor tras emigrar a Alemania.

Otro de sus grandes retos está orientado a la tercera edad. Se trata de abrir al público el centro de día. La primera fase ya está terminada. Pero Bermejo esperará a que se ejecute una segunda fase para inaugurar todas las instalaciones. «La segunda parte ya está subvencionada. Solo queda ejecutarla», resume.

En la pasada legislatura Bermejo compaginó la alcaldía con su condición de concejala de la oposición en el Ayuntamiento de Cáceres dentro del equipo liderado por Luis Salaya. Ahora es Salaya el que se sienta en el sillón de alcaldía, un factor que, a su juicio, beneficiará a Valdesalor. «Tiene que ser así. Es lógico», afirma. A Salaya le dirigió ayer unas palabras en su toma de posesión: «Compañero y amigo Luis: Cáceres y Valdesalor deben ser uno y estoy segura de que vas a luchar para mejor la vida de todos», zanjó.