El triciclo eléctrico descarta seguir en Cáceres tras seis meses de actividad

Los dos vehículos de Trica empezaron a funcionar el pasado mes de julio en la ciudad. :: hoy/
Los dos vehículos de Trica empezaron a funcionar el pasado mes de julio en la ciudad. :: hoy

El borrador de la ordenanza de movilidad urbana exige una autorización para estos vehículos y un carné para los conductores

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Arrancaron en el mes de julio con dos vehículos y seis trabajadores. Trica es un proyecto de movilidad urbana que trata de implantar vehículos eléctricos para el transporte puerta a puerta de particulares. Seis meses después del comienzo de esta iniciativa, su promotor, Pedro Casares, que puso en marcha la empresa Caryso, apunta que él descarta continuar con ella el próximo año. Asegura que cree fervientemente en este sistema de movilidad que se ajusta a los nuevos tiempos, pero que sus circunstancias personales le hacen descartar retomarla de forma individual, y que solo podría reiniciarse si alguien estuviera interesado en sumarse al negocio. Se complica, pues, la continuidad de esta nueva forma de moverse por la ciudad.

Los triciclos dejaron de funcionar a finales del mes de noviembre, algo ya previsto cuando se inició este proyecto, ya que lo que se pretendía era medir el éxito de la propuesta y ver si tenía predicamento entre vecinos y turistas. Se trata de un sistema basado en una aplicación que permite que los dos triciclos que circulan por la ciudad recojan al usuario en un punto en concreto y le lleven donde necesite, aunque también se podía llamar por teléfono.

Ha habido cuestiones positivas y otras que no le han gustado tanto en esta singladura apunta Casares. «Cáceres es una ciudad que todavía no está abierta a los cambios», reconoce. Admite que son escasas las personas las que han utilizado la aplicación y que se ha seguido recurriendo al teléfono, una fórmula más clásica. Pese a que el servicio se ha mantenido durante el periodo estipulado, Casares reconoce que las cifras han estado muy lejos de los 15 servicios que estimaba el colectivo de los taxistas que podrían restarles.

Regulación

El Ayuntamiento de Cáceres va a regular el uso de los nuevos elementos de transporte urbano para adaptarse a las últimas novedades que circulan por las calles. La ordenanza reguladora de circulación de VMP (vehículos de movilidad personal), de la que se conoce solo un borrador para el proceso participativo también abarca vehículos como los de Trica. En concreto, dentro de la clasificación de este borrador estos están descritos como C1, ya que están destinados a una actividad de explotación económica.

Debido al vacío legal que existía al respecto, este servicio funcionó en una especie de limbo, aunque el Ayuntamiento encargó en verano un informe jurídico a la secretaría general para indagar acerca la regulación que necesitaba. Lo hizo cuando los dos triciclos eléctricos ya estaban en marcha. Funcionaban con un precio de hasta tres euros por los dos primeros kilómetros y un euro por cada kilómetro por el que se prolongara el trayecto.

Lo que marca la nueva ordenanza reguladora es que este tipo de vehículos deberán obtener previamente del Ayuntamiento una autorización antes del inicio de la actividad. Además, y según puede leerse, «con el fin de garantizar la seguridad de los usuarios de la vía, dicha autorización deberá contener el recorrido a realizar, horario, número de vehículos adscritos y tipología». Esta autorización se concederá por un plazo máximo de dos años que podrá renovarse por un plazo igual, antes de la expiración del plazo inicial. Corresponderá a la Policía Local el control, inspección y mantenimiento del registro creado.

Además de la licencia, los conductores de VMP de la clase C1 y C2 destinados a actividades económicas deberán obtener previamente a la conducción de dichos vehículos el correspondiente carné urbano que se expedirá sin más requisitos que el previo pago de la correspondiente tasa y en el que se hará constar los datos identificativos del conductor titular, las clases de vehículos autorizados a conducirlos y la fecha de expedición y validez del carné urbano.

Estas condiciones que marca el borrador de la futura ordenanza , la de la licencia y la del carné, parece dejar con ciertas dudas al responsable de la iniciativa de los triciclos eléctricos Trica. Pedro Casares considera que «falta el interés por un proyecto ecológico y sostenible». En esa regulación, opina «no se ofrece nada» que potencie el uso de un transporte que no es contaminante y que ofrece, en su opinión, muchas ventajas para la movilidad.

Entre otras cosas Pedro Casares considera que la ordenanza podría contemplar también la posibilidad de la instalación de paradas para facilitar su acceso a los usuarios, además de otros servicios. También estima que, al no ser un servicio turístico, le costaría poder determinar cuáles son sus rutas exactas, ya que se trata de un servicio que funcionó de forma abierta. A pesar de que parece que las medidas implantadas se pueden cumplir con facilidad, el borrador no precisa a cuánto ascendería obtener la licencia ni el carné de conductor que se exigirá a quien quiera reiniciar el negocio.

Más

 

Fotos

Vídeos