Treinta años de festival

Treinta años de festival
ANTONIO BUENO FLORES

Se cumplen este año treinta ediciones del Festival de Teatro de Cáceres. Se ha cumplido el objetivo de ofrecer espectáculos de gran calidad, algunos inolvidables, pero no el de atraer al turismo. Se dio prioridad al Festival de Mérida, y el de Cáceres quedó a la sombra (como siempre). Los culturetas cacereños hemos disfrutado de estas representaciones en escenarios magníficos de nuestra Ciudad Monumental. Pero las fechas no son las más apropiadas para atraer a los visitantes, que vienen cuando tienen vacaciones, lógicamente.

El primero, de 1990, lo viví con gran intensidad, para lo cual pedí una semana de vacaciones en el trabajo. Se representó mi obra 'Isabel, Reina de la Paz' que el Teatro Estable de Cáceres estrenó como 'Welcome Isabel' ya que se refería a la visita de la Reina Católica a Cáceres en 1477. Tuvo tanto éxito que los contrataron un día más, a petición del público que abarrotó la Plaza de las Veletas. Luego recorrieron toda Extremadura con más de 50 representaciones. Años después, con el apoyo del Concejal de Innovación, se ha representado un fragmento, en el Palacio de Carvajal, como actividad de promoción turística y la vieron más de 800 personas, que participaron jurando las Ordenanzas de la Reina. En 1990, me pagaron los derechos de autor y con ellos compré los palos de golf con los que sigo jugando. No tuve la misma suerte al año siguiente con 'La fantástica historia del dragón Emi' pues la Junta se negó a pagarme más de cuatrocientas mil pesetas de derechos de autor. Acudí a todas las instancias, pero fue en vano. Sólo me faltó denunciarles a través de la SGAE, pero no quise hacerlo. Algunas veces me he arrepentido de no haberlo hecho. No por el dinero, que no lo necesitaba, sino por permitir una injusticia.