Los trabajadores de Canal de Isabel II en Cáceres anuncian un conflicto colectivo por incumplimiento de convenio

Los trabajadores de Canal de Isabel II en Cáceres anuncian un conflicto colectivo por incumplimiento de convenio

EFE

El comité de empresa de la delegación cacereña de la empresa pública Canal de Isabel II, adjudicataria del servicio integral de agua en la ciudad, anunció ayer que emprenderá acciones legales contra la compañía, entre ellas la presentación de un conflicto colectivo. La representación de los trabajadores, más de un centenar, dio a conocer estas medidas «ante la total desidia de la dirección de la empresa», a la que acusan de obviar el convenio sectorial regional y recortar derechos adquiridos.

El colectivo de trabajadores ya había denunciado anteriormente las «constantes mermas en sus derechos y beneficios sociales», tales como congelación o minoración salarial, la supresión de ayudas sociales y la pérdida de condiciones adquiridas, que les hacía sentirse «discriminados» frente a los compañeros de la empresa en Madrid.

Denunciaron que tras la apertura en marzo de 2018 de las negociaciones de un nuevo convenio colectivo, en la actualidad existe un «escaso interés» para firmar documento «digno» que garantice unas condiciones laborales «decentes» y permita alcanzar la «paz social» entre empresa y trabajadores. «En las escasas reuniones que hemos mantenido, en las cuales hemos sido ninguneados, no hemos llegado a ningún acuerdo porque la empresa no ha negociado ningún punto de nuestras solicitudes», señala el comité de empresa en una nota.

Los representantes de los trabajadores afirman que la oferta de Canal es «restrictiva» con «condiciones laborales que empeoran las actuales, en algunos casos por debajo del Estatuto de los Trabajadores».

Inspección de trabajo

Además, informa de que recurrieron a la Inspección de Trabajo y al servicio de mediación de la Junta de Extremadura para que intentase desbloquear las negociaciones, pero el proceso acabó sin avenencia.

Asimismo, el comité de empresa denuncia un «incumplimiento sistemático» del pliego de condiciones por parte de la empresa concesionaria en cuanto a las obligaciones contraidas en el contrato.