«El Tesoro de Aliseda es un elemento que refuerza la identidad comarcal»

Alonso Rodríguez junto a David Duque. :: CEDIDA/
Alonso Rodríguez junto a David Duque. :: CEDIDA

El Grupo de Estudios Prehistóricos Tajo-Guadiana recibe esta noche la Tenca de Oro institucional en Aliseda

CRISTINA SÁNCHEZ

Son buscadores de tesoros extremeños. El Grupo de Estudios Prehistóricos Tajo-Guadiana (PRETAGU) acudirá esta noche a Aliseda para recoger la Tenca de Oro institucional. Su coordinador, Alonso Rodríguez, confiesa que «la primera sensación fue de sorpresa, pero también de agradecimiento». El equipo está formado también por otros dos profesores de la Universidad de Extremadura, Juan Javier Enríquez e Ignacio Pavón, además de un docente externo, David Duque. La actriz morala Clara Alvarado recibirá el galardón individual.

Las instituciones participantes en la Fiesta de la Tenca, que se celebra este fin de semana, les han otorgado el galardón por su labor en el descubrimiento de diferentes tesoros arqueológicos en el área de la Mancomunidad Tajo-Salor. Destaca el proyecto en torno al Tesoro de Aliseda, en el que trabajaron entre 2010 y 2015.

Alonso Rodríguez explica que para la investigación contaron con ayuda del Ministerio de Economía, así como del Ayuntamiento de Aliseda y la Asociación para el Desarrollo Integral del Tajo-Salor (TAGUS). Además, en el proyecto participaron alrededor de veinte personas. El coordinador detalla que «la investigación estuvo bien dotada, con un respaldo total de todos los colaboradores», pero también resalta que en otras investigaciones los medios de los que disponen suelen ser más limitados.

El objetivo era esclarecer algunos detalles sobre la historia del Tesoro de Aliseda, hasta entonces algo difusa, por lo que el coordinador define el proyecto como «todo un reto». El Tesoro es un ajuar de origen oriental que fue hallado en 1920 en la localidad cacereña, y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

«Lectura doble»

Rodríguez habla de una «lectura doble» en el proceso de investigación del tesoro: por un lado, recuperar la historia del hallazgo del ajuar, que considera «novelesca», y por otro, desarrollar el aspecto específicamente arqueológico. Entre otros, PRETAGU esclareció que las joyas formaron parte de algún tipo de ritual, y no de una tumba, como se pensaba originalmente. El investigador concluye que este proyecto «sacaba del letargo al Tesoro de Aliseda. Ha supuesto un revulsivo, es un elemento que refuerza la identidad local y comarcal».

El municipio celebra cada año una festividad en honor al descubrimiento del Tesoro, que en 2020 cumplirá un siglo. El coordinador de PRETAGU señala esa fecha como «ideal para hacer mejoras e impulsar estrategias» para mejorar la información disponible sobre el Tesoro en el pueblo de Aliseda.

El grupo de investigación opina que Extremadura es una región rica en restos arqueológicos debido a que «entró muy pronto en contacto con el comercio exterior e interior», lo que ha supuesto descubrimientos como el de Aliseda, aunque también resaltan que todavía quedan muchos tesoros por descubrir en la región. Hace unos días se publicó su último trabajo, referente a la explotación tartésica de la casiterita, un mineral muy poco abundante en el mundo y del cual existió un yacimiento en San Cristóbal de Logrosán. Sin embargo, desde PRETAGU ya piensan en nuevos proyectos, y resumen que su labor «es similar a recomponer un puzle, pero dentro de una realidad histórica».