Teófilo Amores deja Vox y se convierte en concejal no adscrito de Cáceres

Teófilo Amores:: HOY/
Teófilo Amores:: HOY

El edil ha enviado su baja al partido por discrepancias fundamentalmente en «temas ideológicos»

EFE

El único representante de Vox en el Ayuntamiento de Cáceres, Teófilo Amores, ha anunciado este miércoles que abandona el partido y que mantiene su acta como concejal no adscrito en la corporación municipal, apenas tres meses después de haber tomado posesión.

Amores ha confirmado a que deja el partido de Santiago Abascal, entre otras razones, porque quiere seguir hablando con «libertad y, si lo hace mal alguien que está en el mismo partido que yo, quiero poder expresarlo», ha manifestado en alusión al que fue candidato de Vox por Badajoz a la Asamblea de Extremadura, Juan Antonio Morales, en los comicios de mayo.

Amores había mostrado su disconformidad en las redes sociales con el hecho de que Morales fuese contratado como asesor del Grupo Municipal de Vox en el Ayuntamiento de Badajoz, después de que no obtuviera el escaño en las elecciones autonómicas.

Ha explicado que ha enviado esta tarde su baja al partido por discrepancias fundamentalmente en «temas ideológicos».

En este sentido, ha indicado que él no tiene problemas en asumir el ideario que tiene el partido, pero que «en el día a día se me ha pedido que en algunas cuestiones vaya más allá de lo que establecen los cien puntos de ese ideario».

«Me han comunicado que están incómodos con la situación y yo no quiero incomodar a nadie», ha subrayado el edil, que ha recalcado que no está dispuesto a «callarme malas prácticas de políticos simplemente porque sean del mismo partido», ha aclarado.

«Me piden explicaciones acerca de lo que escribí y me reprochan acciones, y no tengo necesidad de ello. Y pienso seguir trabajando por Cáceres», ha manifestado Amores.

Amores ha mostrado su disconformidad con el hecho de que Juan Antonio Morales fuese contratado como asesor del Grupo Municipal de Vox en el Ayuntamiento de Badajoz

Preguntado sobre si su moción para corregir el callejero de Cáceres ha podido ser el detonante para su salida, el edil ha respondido que no, ya que había obtenido «el visto bueno».

Pero «sí se me ha reprochado que muchos de los nombres que quería incluir en el listado fuesen de mujeres», y ha asegurado que «en los tiempos que vivimos reprochar algo así está fuera de lugar».

La moción, cuyo texto recogía expresamente dar luz verde a que el 80 % de los nombres de las calles «se dediquen a personas físicas y se haga procurando un razonable y ponderado equilibrio entre las dedicadas a mujeres y a hombres», se debatirá en la próxima sesión plenaria (el 17 de octubre).

La composición del Ayuntamiento de Cáceres, gobernado por el PSOE en minoría, queda ahora con nueve concejales del PSOE, siete del PP, cinco de Ciudadanos, tres de Unidas Podemos y el edil no adscrito Teófilo Amores.