Los taxistas de Cáceres llevan el uso de los triciclos eléctricos ante la Inspección de Trabajo

Taxistas cacereños en la parada de la Cruz de los Caídos./Armando Méndez
Taxistas cacereños en la parada de la Cruz de los Caídos. / Armando Méndez

Solicitan que investiguen a la empresa y a los trabajadores que conducen este tipo de vehículos en la ciudad

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

«Se ponen enfrente de nuestras paradas, van a la estación de autobuses e intentan captar a los viajeros antes de que lleguen a la puerta, donde estamos nosotros. Se ponen en los andenes y reparten propaganda. Nos hacen competencia desleal. Eso no se puede permitir». Lo cuenta Vicente Mendoza, presidente de la Asociación Provincial Radio-Taxi de Cáceres, y se refiere a la irrupción de los triciclos eléctricos en la ciudad.

Asegura que durante el verano la manera de actuar de Caryso, la empresa que gestiona estos vehículos, «ha intensificado su presión sobre los potenciales clientes» y eso lo están notando. «Estamos perdiendo entre diez y 15 servicios diarios», confiesa Mendoza.

Más información

Ante esa situación apuntan que ya se han movilizado para intentar buscar una solución. «Hemos denunciado la situación ante el Ayuntamiento, Transporte y la Inspección de Trabajo», aseguran en la agrupación de taxistas tras referirse a la falta de normativa.

Por el momento el sector no está regulado aunque el Consistorio cacereño ya ha pedido un informe jurídico a la secretaría general para conocer detalles acerca de cómo regularlo y si necesitan algún tipo de autorización.

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, dice que para ello también van a contar con la palabra de los taxistas. «Queremos que haya consenso», afirmó ayer.

«Se ponen delante de nuestras paradas y nos quitan clientes; perdemos unos 15 servicios al día»

«Se ponen delante de nuestras paradas y nos quitan clientes; perdemos unos 15 servicios al día» Vicente Mendoza | Taxista

Según se explica desde el Consistorio actualmente hay una especie de limbo legal. Se trata de VMP, vehículos de movilidad personal, que no son peatones pero tampoco vehículos a motor. Actualmente, el Ayuntamiento no puede «ni sancionar ni prohibir».

Los taxistas advierten de que no se van a quedar de brazos cruzados. Por el momento han optado por la vía institucional. «Vemos que en el servicio de triciclos eléctricos hay trabajando seis personas y no sabemos, por ejemplo, si están dados de altas o si son falsos autónomos. Lo hemos puesto en conocimiento de Inspección de Trabajo y ahora son ellos los que deben investigarlo», aclara Mendoza.

Su compañero José Antonio González, que lleva trabajando en el sector del taxi cacereño 21 años, asiente con la cabeza desde la parada que hay situada en la Cruz de los Caídos. «Sobre todo van a la estación de autobuses y la de tren. También frecuentan mucho la Cruz de los Caídos y Cánovas. Incluso paran en zona de carga y descarga. Buscan llamar la atención para captar usuarios».

Denuncian ante Transporte y el Ayuntamiento que se encuentran en una «situación irregular»

Desde la empresa Caryso son conscientes de la tensión que está generando está situación entre sectores de transporte como el de los taxis y el tuk-tuk. Este último acaba de cumplir un año en la ciudad y está compuesto por dos vehículos eléctricos y uno de gasolina con capacidad para siete pasajeros que reciben una explicación sobre el patrimonio cacereño.

En el caso de los triciclos eléctricos eso no sucede. No ofrecen ningún tipo de información al viajero. Sólo se utilizan para desplazar a personas de un lugar a otro y los taxistas consideran que actúan de manera «irregular». Apuntan que antes se movían por zonas con mayor afluencia de visitantes como el Casco Histórico y ahora lo hacen por toda la ciudad. «Sobre todo estaban por la plaza pero este verano se les puede ver por cualquier sitio. Incluso van a los hoteles y apartamentos turísticos a hacer publicidad. Sabemos que se desplazan hasta establecimientos cercanos a la capital que están fuera del centro urbano», concluye la agrupación de taxistas que en Cáceres cuenta con 75 licencias de titulares y 35 conductores asalariados.

Ellos seguirán reivindicando su posición en la ciudad, aunque por el momento no han anunciado movilizaciones. Tampoco secundaron la huelga que a finales del mes de julio pusieron en marcha sus colegas de las grandes ciudades, aunque sí se solidarizan con sus protestas y comparten los argumentos del gremio a nivel nacional contra las condiciones en las que les hace la competencia una parte del sector de los Vehículos de Turismo con Conductor (VTC).

«Es un problema que ahora les afecta a ellos pero que es de todo el taxi en general y que mañana es probable que nos toque a nosotros, así que no miramos para otro lado y estamos en contacto permanente con los compañeros. Sí hicimos una marcha lenta por la ciudad para apoyarles», concluye Mendoza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos