Esta tarde se despide de Cáceres uno de los festivales Womad más multitudinario

Esta tarde se despide de Cáceres uno de los festivales Womad más multitudinario

El mítico grupo senegalés Orchestra Baobab, nacido en 1970, cerró tres días de música en un festival que llena a Cáceres de vida

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Hay un 'meme de internet' con una foto aérea de la Plaza Mayor de Cáceres llena de gente en un Womad, en el que se asegura que si eres capaz de cruzar de punta a punta la Plaza Mayor de Cáceres en el apogeo del Festival, se te convalida tamaño esfuerzo con hacer el Camino de Santiago. La noche del viernes realizar esa proeza era muy difícil y anoche ya era prácticamente imposible.

Más información

Gracias al buen tiempo y a la fama del Womad de Cáceres, la edición que hoy termina pasará a la historia como una de las más multitudinarias.

Gran parte del culpa de este éxito es la calidad de los músicos que se suben a sus tres escenarios: el más grande de la Plaza Mayor, y los dos que están en plena Ciudad Monumental: el de San Jorge, y el de la Plaza de Santa María, este último que sirve para el lanzamiento de bandas emergentes extremeñas gracias al Instituto de la Juventud de Extremadura.

Las calles de sentido único en la Ciudad Monumental lograron aligerar un poco el movimiento de gente

La música del sábado de Womad, el día grande del Festival, comenzó antes de las siete de la tarde en la Plaza Mayor con la actuación del quinteto extremeño Libertango eXtreM, formado por cinco profesores de conservatorios de Extremadura, entre los que se encuentra el contrabajo Enrique Tejado y la acordeonista Leonor Rodrigo, señalando ella que su objetivo es mantener viva la gran música de Astor Piazzola (1921-1992), «él decía que ojalá su música se pudiera escuchar en el año 2020. ¡Claro que se va a seguir escuchando!».

Después ya todo el recinto Womad, del que se dice que puede acoger hasta 50.000 personas, se fue llenando de gente. Con momentos esperados como la actuación de Soleá Morente a partir de las nueve de la noche en el escenario de la Plaza Mayor; que gustó a muchos, pero no a otros que esperaban más de la hija mediana de Enrique Morente y la bailaora Aurora Carbonell, que es capaz de mezclar, a su manera, el flamenco y el pop.

Orquesta Baobab: «El Womad de Cáceres es una manera de dar a conocer la música que hacemos»

En la Plaza de San Jorge, a partir de las diez de la noche, se pudo disfrutar del ritmo del grupo colombiano 'Canalón de Timbiquí', un grupo de gran presencia femenina con sus voces y la percusión, asegurando su líder, Nidia Góngora, que ellas quieren enseñar que en su país hay algo más que el ballenato y la cumbia, «queremos mostrar la otra cara de Colombia, la que está invisibilizada». Afirma que su espectáculo es un «ritual ancestral».

En este Womad que en su manifiesto ha pedido ayuda para los refugiados de la guerra de Siria, para que se deje de considerar ilegales a personas que se ven obligadas a abandonar sus casas para huir de la muerte, tuvo especial importancia el que a las once de la noche empezara a llenar de música la Plaza Mayor el sirio Omar Souleyman, que fusiona la música techno con Dabke (la música popular árabe).

Pero el plato fuerte fue, sin duda, el que cerrara el Womad de Cáceres de este año, en el gran escenario de la Plaza Mayor, la mítica Orquesta Baobab del Senegal, que nació allá por 1970, que se disolvió en 1987 y en el año 2001 volvió a los escenarios. Empezaron llenando de música cubana el África occidental, llegando a tocar con los miembros de Buena Vista Social Club, pero ellos siguen, conscientes de que van cambiando en su manera de hacer música, «a medida que también se van muriendo algunos», como dijo sin reparo uno de los dos miembros que ayer hablaron con los medios de comunicación. Han tocado cuatro veces en festivales Womad: 2 en Inglaterra y otros 2 en Cáceres. «En el Womad de Cáceres tocamos hace unos 3 ó 4 años. Para nosotros es muy importante tocar en este festival porque se entremezclan artistas de todo el planeta y es una manera de dar a conocer la música que hacemos».

Los tres escenarios ayer estuvieron llenos de música y de gente, pudiendo también los asistentes disfrutar de actuaciones en la calle, del mercado global en donde se podían comprar desde ropa traída de lugares remotos a genuinos tirachinas 'made in Hilario' hechos en Cáceres. También en la plaza de San Mateo se podían probar exóticas recetas en los puestos de Comidas del mundo. En San Mateo también se mostraba el programa europeo de educación ambiental 'cada lata cuenta', en los que se enseñaba la importancia de reciclar latas con un mural en las que conjuntos de las latas formaban la cara de un búho.

El Womad Cáceres 2018 llegará hoy a su fin con un colorido y animado pasacalles, que recorrerá la Ciudad Monumental a partir de las cinco de la tarde. A esa hora la procesión saldrá de la plaza de San Jorge, a la que retornará tras recorrer la Plaza Mayor. El desfile, en el que participarán niños que han estado en los talleres infantiles, contará con la animación de los Hermanos Thioune, María Andrada y Sicobana.

Una pieza importante de esta procesión es Khaly Thioune (Bambey, Senegal, 1976), que durante el viernes y el sábado por la tarde estuvo impartiendo los talleres para adultos en la Plaza de San Jorge, junto a otros cinco músicos que se consideran hermanados por la música, enseñando danzas de su país con su peculiar percusión.

Khaly Thioune, junto a sus hermanos, ha abierto una escuela en Las Palmas de Gran Canaria que enseña danza y percusión africanas. Él valora muy positivamente el poder del Womad para dar a conocer la riqueza de la música africana, que cada vez cobra más interés en Europa y en donde puede generar trabajo, «los artistas africanos tenemos que defender nuestro trabajo, y estudiar para mejorar. No es lógico que buenos músicos estén trabajando aquí de carga y descarga, y los profesores que en Europa enseñan música africana sean blancos».

Hoy no hay música en los escenarios del Festival, pero muchos amantes del Womad estarán a partir de las dos y media de la tarde en el Corral de las Cigüeñas en donde actuará Groovy Celtic Band, una banda formada por cinco destacados músicos cacereños amantes de la música irlandesa. Después de la actuación, a las cinco de la tarde ya será la hora del desfile de despedida y de pensar en el Womad de Cáceres del 2019.