«Tardé muchos años en que las piezas encajasen»

«Tardé muchos años en que las piezas encajasen»

CRISTINA NÚÑEZ

Para Víctor Sánchez el camino fue más complicado que el de Yago. «Yo lo viví con cierta angustia por una pubertad que se aproximaba, tardé muchos años en que las piezas encajasen». De pequeño, cuenta «todo estaba envuelto en la típica crueldad infantil y el colectivo LGTBI no estaba bien visto». Él rechazaba el contacto social porque había algo que le incomodaba. «Cuando descubres lo que te pasa te quedas aliviado, lo que necesitas es que se te trate de otra manera, se te cambien los pronombres». La felicidad ha ido llegando cuando ha podido ejecutar el proceso físico y el nombre, explica este estudiante del Al-Qázeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos