Talaván compra por 1,3 millones una finca con un yacimiento arqueológico

El castro se encuentra en una zona elevada, a las orillas del río Tajo. :: Moises Cayetano/
El castro se encuentra en una zona elevada, a las orillas del río Tajo. :: Moises Cayetano

La finalidad del Ayuntamiento es impulsar el turismo fluvial y construir un polígono industrial

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

El ayuntamiento de Talaván está ultimando la compra de la finca rústica 'Guijo de Carrascosa', de 300 hectáreas, que une el casco urbano con el río Tajo. En esta compra, a una sociedad de propietarios, ha invertido 1.300.000 euros, dinero que procede del alquiler de terrenos municipales al proyecto fotovoltaico Talasol 300MW, cuya construcción ya ha empezando. Actualmente se está perimetrando su superficie, que ocupará 700 hectáreas. Está obra dará empleo a más de 500 personas durante 20 meses. Una vez construida, la plataforma fotovoltaica supondrá la creación de 15 puestos de trabajo, que se mantendrán durante los 30 años de la explotación.

Según ha explicado el alcalde de Talaván, Francisco Miguel del Barco, en el anuncio de la licitación del contrato, la finalidad perseguida por el Ayuntamiento, con la compra de esta finca es «el impulso y desarrollo del turismo fluvial por un lado, y la construcción de un polígono industrial en su extremo sur, muy bien comunicado con el propio casco urbano y con la carretera autonómica EX-373 y la Autovía de la Plata A-66».

Un hecho importante es que dentro de la finca está el castro de La Torrecilla. Según el cronista oficial de Talaván, José Antonio González Rodríguez, «es un yacimiento arqueológico de primer orden que aún no ha sido excavado». En su opinión el castro pudo haber estado ocupado en el Bronce Final (1.000 a. C.). Explica que es un castro fuertemente fortificado, «con unas defensas naturales formidables, las que le proporcionaban el arroyo Mayas profundamente encajonado en su desembocadura en su parte sur. Y por el norte estaba protegido por el foso del caudaloso río Tajo. Solamente la parte este estaba expuesta a las incursiones. Ahí tenía su entrada, franqueada por sendos torreones, foso y tres recintos amurallados». Explica José Antonio González que esos tres recintos amurallados tenían un sistema de torres, murallas y fosos concéntricos.

El dinero para la compra procede de los terrenos municipales alquilados a la futura fotovoltaica

El cronista de Talaván afirma que el castro se denomina de 'La Torrecilla', ya que en la Edad Media se utilizaron materiales del asentamiento para construir un torre para vigilar un paso sobre el río Tajo.

El castro tenía la peculiaridad de contar con una galería que comunicaba con el río. «La finalidad era de corte estratégico y logístico indica-, para en caso de estar rodeados escapar o emboscar al enemigo, también para el abastecimiento de agua, esencial en la supervivencia en caso de sitio».

La asociación Talaván Historia Viva, creada para la defensa del patrimonio del pueblo, se muestra satisfecha de que el castro pase a ser propiedad municipal, y espera que el Ayuntamiento pueda lograr que se realice una excavación arqueológica, acondicionar el paraje y protegerlo de expoliadores.

'Talaván Historia Viva' espera que se excave el castro, que puede ser de la Edad del Bronce

José Antonio González, al referirse a la situación actual del castro, asegura que se podría decir que «está desmantelado, arruinado... a expensas de los amigos de lo ajeno. En el terreno se observan algunas excavaciones ilegales. Es de esperar que el Ayuntamiento talavaniego manifieste la voluntad política de protegerlo. Ya que la protección y rehabilitación de este y otros yacimientos supondría el fortalecimiento y dinamización de la identidad cultural del pueblo, con un más que probable fomento del turismo rural en la comarca».