Suben los usuarios de las piscinas de Cáceres pese a las temperaturas suaves del verano

Las bajas temperaturas vaciaron la piscina del Parque del Príncipe el pasado viernes. :: Lorenzo cordero/
Las bajas temperaturas vaciaron la piscina del Parque del Príncipe el pasado viernes. :: Lorenzo cordero

Hay más bañistas que en 2018 en Parque del Príncipe, Cáceres el Viejo y San Jorge, y menos en Valdesalor y Aldea Moret

CRISTINA SÁNCHEZCÁCERES.

A pesar de la percepción general, las piscinas municipales de Cáceres están recibiendo a más bañistas que el año pasado. En total, han sido 45.123 personas las que han accedido a ellas desde su apertura hasta el pasado 31 de julio, 2.000 más que en el mismo periodo de 2018, en el cual acudieron a las instalaciones 43.059 personas.

Cáceres es la ciudad de Extremadura que cuenta con más piscinas municipales. En total, son cinco las gestionadas por el Ayuntamiento: Parque del Príncipe, San Jorge, Cáceres el Viejo, Valdesalor y Aldea Moret. Los datos facilitados a este diario por el Consistorio indican que la cifra ha aumentado respecto al año anterior en tres de ellas. En la piscina del Parque del Príncipe han acudido a las instalaciones 16.705 personas, una cifra algo más abultada que la de 2018, cuando ascendió a 16.141. Sigue siendo la piscina municipal más visitada por los cacereños, aunque todavía se encuentra lejos de números como los de 2016, cuando acudieron al recinto 21.200 bañistas.

A la piscina Agustín Ramos Guija, situada en la barriada de Cáceres el Viejo, han acudido 14.462 personas durante este verano, un número muy similar a los 14.405 del año pasado, aunque todavía muy lejos de los 22.000 bañistas registrados en el mismo periodo de 2016. Por su parte, las instalaciones de San Jorge, en el barrio de Pinilla, han recibido a 8.361 cacereños. Se trata de una cifra bastante superior a la de 2018, cuando acudieron 6.396 personas entre los meses de junio y julio, lo que supone una disminución de un 21 por ciento.

«Los fines de semana viene más gente, pero debería haber el doble»

«Los fines de semana viene más gente, pero debería haber el doble» Daniel Naranjo | Camarero en la piscina del Parque del Príncipe

Por otro lado, la afluencia de personas se ha reducido tanto en la piscina de Valdesalor como en la de Aldea Moret. En la primera de ellas la diferencia no es muy significativa, puesto que este 2019 han acudido por el momento 4.981 personas, mientras que el año pasado la cifra fue de 5.085.

En las instalaciones de Aldea Moret se ha registrado un descenso del 40% de los bañistas, pasando de 1.032 en 2018 a 614 este año. Cabe resaltar que, respecto a esta última cifra, solo 201 personas eran adultos, mientras que las 413 restantes que han accedido a la piscina lo han hecho con entrada infantil.

Más calor que en 2018

A pesar de las suaves temperaturas registradas por el momento este verano, con una media de 26,3 grados en julio según la Agencia Estatal de Meteorología, estamos ante cifras de bañistas superiores a las registradas en el mismo mes del año pasado. En julio de 2018 la media fue de 24,4 grados, mientras que en agosto aumentó hasta los 28,2 grados. Éste puede ser uno de los motivos del ligero aumento de la asistencia a las piscinas municipales.

Sin embargo, las sensaciones de bañistas y trabajadores de las instalaciones no son tan positivas. A las 12 de la mañana de ayer, los únicos bañistas que habían acudido a la piscina del Parque del Príncipe eran un grupo de niños de un campamento urbano. En la puerta de las instalaciones, cuatro chicos procedentes de Aliseda vienen a pasar el día. Notan que «va menos gente» a las piscinas este verano, y lo achacan a las suaves temperaturas. Creen que mucha gente acude a las instalaciones «solo a pasar tiempo en el césped, pero sin bañarse», y confiesan que no saben si llegarán a probar el agua del Parque del Príncipe en todo el día.

Carmen, vecina de la zona, ha decidido venir tras un tiempo sin acudir a la piscina, aunque explica que pasará solo un par de horas en las instalaciones «para aprovechar las horas de más calor, porque luego hace mucho frío». Respecto a los posibles motivos de la disminución de bañistas en los últimos años, apunta, entre otros, a que existe más variedad de piscinas en la ciudad, además de las privadas que hay dentro de muchas comunidades de vecinos.

Daniel Naranjo, camarero en el bar de la piscina del Parque del Príncipe, opina que «hay bastante menos gente» que el año pasado. Como ejemplo, comenta que la semana pasada «hubo dos días en los que no vino ningún bañista a la piscina por la mañana», debido a la bajada de las temperaturas, aunque señala que normalmente suele haber unas 100 personas en las instalaciones, y que algunos días llegan a 200 bañistas.

Naranjo apunta a que el principal motivo de esta situación es la temperatura, aunque también cita el hecho de que muchos cacereños aprovechan el verano para visitar otras piscinas de la región. «Los fines de semana sí que viene más gente, pero debería haber el doble de la que hay», concluye.

Este año las piscinas municipales abrieron de manera progresiva debido a las temperaturas inestables. La de Cáceres el Viejo comenzó a recibir bañistas el 31 de mayo, mientras que las del Parque del Príncipe, San Jorge y Valdesalor abrieron el 14 de junio. La más tardía fue la de Aldea Moret, que se puso en funcionamiento el 28 de junio.

Las piscinas del Parque del Príncipe, San Jorge, Valdesalor y Cáceres el Viejo concluirán la temporada de baño el 8 de septiembre, mientras que la de Aldea Moret lo hará unos días antes, el 31 de agosto. Falta saber si esta tendencia al alza en la asistencia se confirma finalmente, y si las sensaciones de bañistas y trabajadores mejoran.