Las procesiones de Cáceres echan a andar entre multitudes

Salida del paso de La Burrina, primera procesión este año de la Semana Santa cacereña:: / Lorenzo Cordero

REDACCIÓN

Por primera vez en 11 años ha habido que esperar al Domingo de Ramos para que las procesiones de Semana Santa echen a andar en Cáceres. En 2018 la hermandad de la Victoria aún mantuvo el Sábado de Pasión como su día de salida, pero definitivamente ha decidido trasladarse al Sábado Santo, y eso hizo que este domingo volviera a ser la cofradía de los Ramos la que abriera la semana de desfiles con la tradicional procesión de La Burrina.

Los cacereños, animados por el buen tiempo y por el afán de iniciar por fin esta Semana Santa tan tardía, se echaron a la calle por miles para presenciar el paso la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén, que salió a mediodía de la iglesia de San Juan, y también para la bendición de las palmas, una de las tradiciones religiosas más arraigadas en el Domingo de Ramos.

La jornada inicial es una de las más intensas de la Semana Santa cacereña. Otras tres procesiones salieron por la tarde. La primera, a las 15.40, fue la de la cofradía de la Humildad, que ostenta la plusmarca de longitud en Cáceres con un recorrido mixto de cinco kilómetros que combina las partes antigua y moderna de la ciudad, con salida y llegada en la parroquia del Beato Marcelo Spínola, en El Vivero.

Este desfile coincidió en las calles con el de la cofradía del Nazareno, que partió a las 19.00 horas de la iglesia de Santiago, y el de la cofradía del Amor, a las 19.30 desde la capilla de San José.