El Cristo Negro volvió a levantar expectación a su paso por la Ciudad Monumental de Cáceres

Lorenzo Cordero

REDACCIÓN

El Cristo Negro pudo desfilar en la madrugada de este jueves ante la expectación de los cacereños y turistas que se dieron cita en la Ciudad Monumental de Cáceres para seguir este desfile. En sus 33 años de historia solo se ha tenido que suspender una vez este desfile.

La hermandad recuperó esta procesión medievalista en 1986, que cada año congrega a 15.000 personas en el casco histórico de Cáceres.

El misterio lo desprende una singular talla anónima de madera negra, que data del siglo XIV, y que procesiona la medianoche del Miércoles Santo exclusivamente por la zona intramuros de Cáceres, con un cortejo fúnebre, con la única luz de las antorchas y el acompañamiento de un timbal y una esquila, lo que le otorga ese inusitado y original carácter medieval.