La Pasión cacereña vive hoy su jornada más austera con el Cristo del Amparo y el Jesús del Perdón

Cristo del Amparo. :: hoy/
Cristo del Amparo. :: hoy

La cofradía de los Ramos repite el recorrido que estrenó el año pasado y visitará esta tarde los tres conventos de clausura de la Ciudad Monumental

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

El Martes Santo se ha consolidado como la jornada más austera de la Pasión cacereña. Dos desfiles marcan la agenda de hoy en la capital. A las 20.30 horas saldrá de la iglesia de San Juan la imagen de Jesús del Perdón. Es la segunda procesión que protagoniza la cofradía de los Ramos, la hermandad que más veces sale a la calle durante la Semana Santa. Al desfile de la Burrina y al del Jesús del Perdón se sumará mañana, si la lluvia lo permite, el de la Esperanza, uno de los más destacados de la fiesta.

Y a las 23.00 horas iniciará el descenso a la ciudad desde su ermita el Cristo del Amparo. Se trata de una procesión que, tradicionalmente, ha estado marcada por su recogimiento y sencillez. Son los propios miembros de la cofradía quienes decoran el paso con las flores silvestres que ellos mismos recogen en la Sierra de la Mosca. Con el rostro cubierto por un verduguillo y con un timbal como único acompañamiento musical, los hermanos de carga cubren la distancia que hay entre la ermita del Amparo y la parroquia de San Mateo. Es el primer año que Manuel Floriano vivirá como mayordomo de esta hermandad.

Mientras tanto, la cofradía de los Ramos ha ido, año a año, otorgando un carácter más sobrio a su procesión del Martes Santo. El año pasado decidió cambiar el recorrido del desfile y suprimir el paso por la Audiencia Provincial, lugar donde se llevaba a cabo la ceremonia de rescate de un preso, una escenificación que la hermandad optó por suprimir dada la dificultad de encontrar reclusos candidatos para participar en la procesión.

El nuevo recorrido, que se consolida este año, transcurre por Donoso Cortés, Pizarro, Santa Clara y la Ciudad Monumental. La imagen visitará los tres conventos de clausura del recinto intramuros. Luis Manuel Rodríguez, mayordomo de la hermandad, señala que también se ha prescindido de las horquillas -vara de hierro usada por los hermanos de carga para soportar las andas y marcar el ritmo en la procesión- con el fin de que el desfile sea lo más silencioso posible. Tres instrumentos de viento acompañarán al cortejo. Los músicos interpretarán temas de capilla del siglo XVIII, según destaca el mayordomo. Por cierto, el paso estrenará este año faroles nuevos.

Las dos imágenes que hoy salen a la calle son de la misma época. El Cristo del Amparo data de 1671. Es de un autor anónimo perteneciente a la escuela castellana. Tampoco se conoce el nombre del autor de Jesús del Perdón. La talla es de finales del siglo XVII y también procede de la escuela castellana. José Manuel Martín Cisneros, exmayordomo de la cofradía de los Ramos, se encarga de su decoración.