Crisis de capuchones: las cofradías quieren recuperar esta figura en los desfiles

Capuchones de la cofradía de los Ramos. :: lorenzo cordero/
Capuchones de la cofradía de los Ramos. :: lorenzo cordero

Hermandades como la Vera Cruz y los Ramos han adoptado medidas para frenar el brusco descenso de capirotes en las procesiones

M. J. T. CÁCERES.

Si hay una preocupación compartida por las cofradías de Cáceres es la crisis de capuchones que arrastra en estos momentos la fiesta. El capirote es una de las imágenes más representativas de la Semana Santa. Pero en la Pasión cacereña resulta cada vez más complicado verlo. «Hoy por hoy el capuchón está casi extinto», reconoce Luis Manuel Rodríguez, mayordomo de la cofradía de los Ramos, la única que protagoniza tres procesiones en la ciudad.

Conscientes del problema, diversas hermandades se han puesto manos a la obra y han adoptado medidas para fomentar que los cofrades vuelvan a salir de capuchones, hermanos de luz o de escolta, como también son denominados.

En la cofradía de los Ramos, por ejemplo, han apostado por confeccionar cada año varias túnicas para después alquilarlas. De esta manera, se trata de incorporar a aquellas personas que descartan salir bajo el capirote por el elevado coste del hábito. Alquilar una túnica cuesta 20 euros. Esta hermandad, con sede canónica en San Juan, también ha decidido dar más protagonismo a los capirotes en sus estaciones de penitencia. Por eso, explica el mayordomo, son los únicos que pueden llevar los faroles y los estandartes. «Creo que durante mucho tiempo ha habido dejadez por parte de las cofradías hacia esta figura, que no ha sido considerada», señala Rodríguez.

No hay una única causa que explique la bajada de capuchones de los últimos años. Santos Benítez, presidente de la Unión de Cofradías, enumera varios factores. «A los chicos jóvenes les resulta más interesante cargar con las imágenes que ir con los cirios», señala. Por otro lado, también alude al coste de las túnicas. Las de hermanos de luz, calcula, doblan e incluso triplican el precio de las de hermanos de carga porque tienen más complementos. Si un hábito ordinario cuesta 40 euros, estima el presidente de la Unión, el de escolta puede llegar a superar los 120 euros en el mercado.

«Recuerdo que cuando yo era niño mi abuelo era el mayordomo del Nazareno y entonces no se cargaba nunca antes de los 18 años. En la procesión de la Madrugada salían de 200 a 300 hermanos de escolta. Ahora salen 30 de milagro», razona Benítez. Entonces, añade, los jóvenes menores de 18 salían de escolta. Hoy muchos lo hacen bajo el varal, como hermanos de carga.

La cofradía de la Vera Cruz, mientras tanto, anima desde las redes sociales a sus hermanos a participar con el hábito de hermano de escolta. Para ello, ha difundido un documento explicativo donde da las claves para realizar las túnicas con las medias estándar. «Somos conscientes de la importancia de la figura del capuchón que tanta falta hace en nuestro cortejo», apunta la cofradía, una de las hermandades con más solera.