Los cacereños despiden por todo lo alto su semana más grande

Nuestra Señora de la Alegría al entrar en la Plaza.

: M. M. N. JORGE REY CÁCERES.

Los cacereños despidieron su semana grande por todo lo alto. Se pusieron sus mejores galas y se echaron a la calle por miles para decir adiós a ocho días de celebraciones, desfiles y pasión. Punto y final a una Semana Santa de nuevo con participación masiva, tal y como se puedo comprobar en la procesión del Encuentro.

La Plaza Mayor era el punto de cita. Allí se fueron por anticipado quienes querían coger el mejor sitio para no perderse la imagen del día, la del reencuentro entre el Jesús que vuelve a la vida tras ser crucificado y su madre. En este caso, el Cristo Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría, dos tallas del Hijos de José Ríus, datadas en 1930.

La foto se pudo captar a las 13.43 horas, de nuevo con el Arco de la Estrella y la Torre de Bujaco al fondo. Fue entonces cuando las palomas se soltaron y los globos blancos tomaron el cielo. A continuación sonó el himno nacional y se multiplicaron los aplausos.

Nadie quiso faltar, pese a que desde que entró la imagen de la Virgen hasta que se consumó el momento clave de la jornada hubo que esperar casi media hora. No hubo quejas, apenas quedaban huecos libres. A partir de ahí se inició el camino de vuelta juntos.

El presidente de la Unión de Cofradías, Santos Benítez, pone el acento en la gran implicación de jóvenes y mujeres cacereñas en las celebraciones. «Cada vez se ve más juventud. Y más mujeres. Solo hace falta que se sumen a los órganos de dirección -añade-, ya que de las 17 cofradías solo dos están regidas por mujeres», revela. Por lo demás, la participación activa de los jóvenes, resalta, se ve en un grupo especial de colaboradores con la Policía Local para regular los desfiles y atender a personas con problemas de movilidad.

De las 23 procesiones previstas, solo una se tuvo que suspender por la lluvia. «Ha sido una Semana Santa espectacular, con una presencia masiva y la Plaza a reventar», analiza, con una cifra que casi deja pequeño el foro y que apunta a las más de 7.000 personas. Las terrazas sacaron el cartel de no hay mesas libres y los devotos comenzaron la cuenta atrás. Quedan 11 meses y 12 días para el el Domingo de Ramos.