«La saeta es difícil porque la cantas a todo pulmón»

Elisabeth Prior. :: hoy/
Elisabeth Prior. :: hoy

Cantará la próxima madrugada en la plaza de Santa María a tres pasos de la procesión del Nazareno, tras ganar el concurso de saetas de Teresa la Navera

SERGIO LORENZOCáceres

Elisabeth Prior es la primera ganadora del concurso de saeta flamenca de Cáceres que lleva el nombre de Teresa La Navera, un certamen que tuvo lugar el domingo 2 de abril organizado por la asociación cultural 'Flamencos de Verdá'. Ella nació hace 31 años en El Palmar de Troya, entidad local de Utrera, también conocida por ser el cuartel general del desaparecido Papa Clemente. «Eso es una secta, no tiene nada que ver con el pueblo que tiene más de 3.000 habitantes», asegura la cantante.

Nació en El Palmar de Troya, pero vive en la localidad pacense de Puebla de la Calzada, ¿desde cuándo?

Desde hace cuatro años. Fui a vivir a Puebla de la Calzada con mi pareja. Allí me dedico a estudiar y a trabajar en el campo.

¿Cuándo empezó a cantar saetas con público?

Con nueve años canté por primera vez sobre un escenario; pero más o menos profesionalmente me dedico desde los 13. Primero canté copla y bulerías, fandangos... Ahora me dedico más al flamenco hondo y a la saeta.

¿Alguien de su familia canta saetas?

Mi madre era saetera. Cantaba saetas en El Palmar a la Virgen de los Dolores, que hubo un tiempo que era la única imagen que salía en procesión, ahora hay más. Primero le cantó mi madre a la Virgen de los Dolores y luego ya fui yo la que empezó a cantarle.

Un mes antes de ganar el concurso de Cáceres también ganó el de saetas de Zafra. ¿Ha triunfado en más certámenes de este tipo?

Sí, el año pasado gané el segundo premio en el de Rota. Este año me he presentado a los de Cáceres y Zafra. Y he tenido la suerte de ganar los dos.

Los dos concursos son la primera edición. ¿Eso quiere decir que se está potenciando la saeta en Extremadura?

Parece que sí. En Extremadura están apareciendo ahora este tipo de concursos, pero en Andalucía hay muchísimos.

¿Cómo fue el concurso de Cáceres?

Espectacular, porque por la mañana fue en la Iglesia de la Preciosa Sangre y por la tarde en el Gran Teatro, dos escenarios muy buenos y con muy buen público.

En Cáceres cantó con mantilla, pero en Zafra no. ¿Cuál es el motivo?

Me vestí de mantilla en Cáceres porque me pareció que era lo normal para un sitio como el Gran Teatro, y al estar ya más cerca de la Semana Santa.

¿Qué tipos de saeta cantó?

Tres estilos diferentes: un martinete puro, una saeta carcelera y otra por seguiriyas al cambio de martinete.

Dicen que no es nada fácil cantar saetas.

Es el palo más difícil del flamenco. La saeta es difícil porque la cantas sin acompañamiento; es todo a pulmón, como digo yo. Cantas a capela, tú sola, y es muy sentido. Yo cuando canto me imagino que tengo las imágenes delante y, claro, me emociono.

Uno de los requisitos de haber ganado el premio de saetas de Cáceres es cantar en la Semana Santa de Cáceres, ¿cuándo lo hará?

En la procesión que sale a las cinco de la madrugada del Viernes Santo. Me han dicho que tengo que estar a las siete o siete y cuarto de la mañana en la Plaza de Santa María y allí cantar a tres pasos que son imágenes de Cristo, entre ellos el Nazareno.

¿Qué saetas va a cantar en esa procesión?

Como la procesión llevará cierta prisa, cantaré a cada imagen una seguiriya.

¿Cuánto tarda en cantar una saeta de ese tipo?

Bien templada, con su respiración, si lo haces bien tardas unos cinco o seis minutos; si lo haces de cualquier manera igual son tres minutos. Yo antes, cuando empezaba, corría; pero hay que templar la saeta. La saeta bonita tiene que durar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos