Sanciones de hasta 750 euros por dejar excrementos de perros en los alcorques de Cáceres

Sanciones de hasta 750 euros por dejar excrementos de perros en los alcorques de Cáceres
HOY

La nueva ordenanza de arbolado contempla multas de hasta 3.000€

EFE

La nueva ordenanza de gestión y protección del arbolado de Cáceres, actualmente en fase de exposición pública para que la ciudadanía pueda aportar contribuciones, contempla sanciones desde 750 euros, la máxima en el caso de infracciones leves, hasta 3.000 euros por infracciones muy graves.

Según expone el texto de la ordenanza, también se clasifican las sanciones graves con multas que oscilan desde los 751 a los 1.500 euros.

Entre las infracciones más destacadas se incluye, en el apartado de leves, con multas de hasta 750 euros, «abandonar en los alcorques los excrementos de perro o de cualquier animal de compañía«.

También se consideran sanciones leves «subirse a los árboles o columpiarse de sus ramas«, así como »apoyar o atar en los alcorques, troncos y ramas carteles, bicicletas, motocicletas u otros vehículos o maquinaria« ni tampoco »sombrillas, veladores o cualquier mobiliario de hostelería o comercio«.

Acumular más de una sanción leve en el periodo de un año se considerará infracción grave, apartado que incluye acciones como: «causar heridas, cortar o arrancar raíces, ramas, hojas, flores o semillas de las diferentes especies arbóreas sin la debida autorización».

Asimismo, tiene la consideración de grave el hecho de que una empresa constructora no proteja de forma adecuada el arbolado afectado por obras o no guardar las distancias reglamentarias a los árboles o arbustos en la apertura de zanjas o excavaciones.

Y entre las infracciones muy graves destacan talar árboles sin autorización, destruirlos o causarles daños irreversibles que obliguen a su eliminación, así como plantar en cualquier tipo de vía, espacio verde o jardín, sea público o privado, especies prohibidas por razones de sanidad vegetal en contra de la previsión expresa ordenada por la autoridad municipal.

No reponer aquellos árboles afectados por las obras y no abonar la indemnización equivalente al arbolado afectado, son otras de las conductas que se establecen como muy graves.

La comisión de más de una infracción grave en el periodo de un año también se considerará como muy grave.

En relación a este último punto, la ordenanza recoge que cuando los bienes alterados no se puedan restablecer, el infractor -persona física, jurídica, pública o privada- deberá indemnizar los daños y perjuicios ocasionados y la valoración de estos daños será realizada por el Ayuntamiento.

Esta ordenanza responde a una de las principales apuestas del alcalde, Luis Salaya, que también es concejal de Medio Ambiente, Parques y Jardines.

La anunció nada más llegar a la Alcaldía, cuando dijo que supervisaría «personalmente cada tala, para que sea por un motivo imprescindible».