Salaya pide a los dueños de casas vacías que no detallen su ubicación para evitar okupas

Cacerolada el lunes por la noche contra la presencia de okupas en viviendas de Cáceres el Viejo. :: l. c./
Cacerolada el lunes por la noche contra la presencia de okupas en viviendas de Cáceres el Viejo. :: l. c.

Las familias que se instalaron de manera ilegal en dos viviendas de Cáceres El Viejo ya las han abandonado, y el Consistorio actuará para que no se repitan casos

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

El Ayuntamiento de Cáceres tomará medidas para evitar que las viviendas vacías de la ciudad puedan ser ocupadas ilegalmente como ha sucedido hace unos días en dos unifamiliares de la calle Los Geranios de una urbanización de Cáceres El Viejo. Salaya se refirió en rueda de prensa al «problema» que existe con la publicación de viviendas desocupadas en los portales de internet, que «algunas ofrecen demasiados datos», subrayó. En ese sentido, el regidor municipal declaró que están localizando estos casos para solicitar «a quienes tienen las viviendas en venta» y a las «plataformas de venta» que no den información tan concreta acerca de los inmuebles.

El propio Salaya reconoció haber realizado una búsqueda en internet y localizar las dos casas desocupadas, de las que ya se han marchado las familias okupas. «Las encontré con número de la calle incluido», refirió el alcalde, que indicó que «ayer -por el martes- sospechábamos desde primera hora que podían haber abandonado las viviendas, y la confirmación que tenemos nosotros es que los vecinos nos dicen que es así», precisó.

Cabe recordar que la presión vecinal en el barrio ha logrado expulsar a las personas que se instalaron el pasado sábado ilegalmente en los dos adosados de los Geranios. La noticia saltó cuando un grupo de vecinos organizaron la primera de las caceroladas que han llevado a cabo en la propia puerta de las casas para denunciar su ocupación ilegal y echar a sus 'inquilinos', unas ocho o diez personas entre jóvenes, mujeres y hombres, como ha publicado HOY.

Las dos viviendas, que se construyeron en el año 2003 y tienen piscina comunitaria, son propiedad de la constructora Proexsa, con la que el Ayuntamiento contactó al producirse los hechos para que interpusiera la denuncia correspondiente.

Como ha informado este medio, los ocupantes accedieron a las viviendas rompiendo las cerraduras de la cancela principal y de las puertas de entrada y trasera. Se ha sabido que algunos de ellos tenían antecedentes penales por robo, lo que incrementó el malestar y preocupación entre el vecindario. Los vecinos decidieron intervenir con rapidez para evitar el efecto llamada y que otros okupas puedan instalarse en propiedades vacías de otros residenciales de las afueras, como Gredos, situado en esta misma zona.