La Ribera del Marco urge a que se active la reforestación

Imagen de dos voluntarios en el plantabosques que hubo en el mes de febrero. :: hoy/
Imagen de dos voluntarios en el plantabosques que hubo en el mes de febrero. :: hoy

La asociación que promueve la revitalización de esta zona lamenta la lentitud de los trámites administrativos

CRISTINA NÚÑEZCÁCERES.

La Asociación de Amigos de la Ribera del Marco lleva un largo trabajo a sus espaldas intentando dar vida y recuperar esta zona de la ciudad, pero los trámites burocráticos están ralentizando su reforestación, uno de los requisitos para convertirla en un lugar de esparcimiento de la ciudad.

Ayer se celebró en el salón de actos de la Biblioteca Pública una charla sobre incendios forestales (parte que abordó el técnico en prevención de incendios Raúl Sánchez Mora) donde se presentó el borrador del proyecto 'El Marco, un bosque para la Ribera'. Como elemento principal se encuentra el de la reforestación de la zona con especies autóctonas como el alcornoque y la encina. «Está en tramitación la modificación del Plan General de Ordenación (aprobada en comisión de urbanismo y pleno) para que la zona sea calificada como zona verde no urbanizable, pero eso no acaba de salir por la burocracia del Ayuntamiento, el Ayuntamiento tiene que espabilar para que haya un bosque en la Ribera», apuntaba ayer Pedro Moreno Rey, integrante de la plataforma y que intervino en la presentación de este proyecto. A la aprobación inicial tiene que darse una aprobación provisional que hace el Ayuntamiento de Cáceres, la definitiva que corre a cargo del gobierno regional y después de eso el plan especial del terreno que daría paso a la adquisición de los terrenos, recontó ayer este activista.

Hasta que nos se active toda esta parte administrativa, como mucho se puede aspirar a llevar a cabo acciones como los dos plantabosques que ha habido este año en el mes de febrero y marzo en un pequeño terreno cedido de una héctarea», apunta Moreno Rey. Para esa experiencia piloto el Ayuntamiento les cedió ese espacio. La idea engloba un terreno de 105 hectáreas en total. «Nos interesa presionar un poco para que esta modificación se haga rápido, queremos que haya un bosque en la Ribera y estos procesos urbanísticos son lentos».

De los 84 plantones de alcornoque y encina del proyecto piloto, se mantienen 69

El edil de Urbanismo, José Ramón Bello, reconoció ayer que este proceso es complejo y administrativamente largo, pero que el compromiso es «muy firme».

Otra de las partes destacadas de este proyecto es la movilización de la ciudadanía (a través del voluntariado) para reclamar que la Ribera del Marco se convierta en el punto de ocio. Hasta ahora en cada una de las replantaciones de especies que se han hecho han participado unas 30 personas, que luego han ido a regar para mantener en buenas condiciones los árboles plantados, que sufrieron un incendio el pasado 9 de julio.

El biólogo Juan Ramos, miembro también del Asociación de Amigos Ribera del Marco indicó que el proyecto piloto demuestra que «sin necesidad de muchos recursos se puede llevar a cabo una reforestación, simplemente con llevar a cabo una gestión inteligente», señaló. De los 84 plantones de alcornoque y encima que se han puesto inicialmente se mantienen 69 a día de hoy. Además del incendio también se han tenido que enfrentar a los jabalíes, que atraviesan la finca para acceder el agua del Marco. «Hemos pasado lo peor, este año ha estado muy seco, esperemos que este otoño llueva y el año que viene no sea necesario regar».

Ramos también indicó en su charla que igual que se han mantenido estos árboles, podría cuajar su crecimiento en todo el entorno: se refiere al cerro de San Marquino, el cerro de la Butrera, toda la margen derecha de la Ribera del Marco. La idea es luchar contra el impacto visual de la Ronda Sureste. «Va a haber un impacto de emisión de gases, de ruido muy potente», en donde los árboles mitigarían ese impacto. «Ahora es el momento, solo haría falta un poco de ayuda de la Junta y el Ayuntamiento».

Plantabosques de Adenex, recordó Ramos, hace años que lleva a cabo amplias reforestaciones con la colaboración de colegios, algo que también podría funcionar para la Ribera del Marco cacereña.