Representantes vecinales piden al Ayuntamiento y la CHT que actúen en la Ribera del Marco

La Ribera del Marco, afectada por los residuos y la vegetación a su paso por Fuente Fría. :: armando méndez

Instan a las dos administraciones a que se pongan de acuerdo en la limpieza de la zona, cada vez más degradada

J. CEPEDA CÁCERES.

Sin acuerdo alguno que dé carpetazo a una problemática que se extiende durante los últimos años, el Ayuntamiento de Cáceres y la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) continúan pasándose la patata caliente de la Ribera del Marco. Y mientras, la casa sin barrer. Si bien el organismo estatal, en respuesta a un escrito enviado por la Asociación de Amigos de la Ribera del Marco, encomendó en agosto al Consistorio la limpieza en relación a la vegetación y a los residuos «como primer competente en materia de ordenación del territorio y urbanismo», la Administración local continúa defendiendo que es la CHT la que tiene que tiene que acometer estos trabajos como responsable de la administración y control del dominio público hidráulico. «Después de mantener varias reuniones con la Confederación, les hemos enviado un escrito porque son ellos los que tienen que hacerse cargo de esta actuación», se expresó ayer desde el Ayuntamiento de Cáceres.

Entre tanto, la Asociación de Amigos de la Ribera del Marco y varias organizaciones vecinales de la ciudad -con el amparo de la agrupación de asociaciones de vecinos de la Cáceres- mostraron ayer en una comparecencia pública su preocupación «por el estado de abandono» en el que se encuentra este bien natural. El mismo que favoreció los primeros asentamientos en la ciudad. «Queremos una limpieza selectiva, no que se arrase. No pedimos la luna», explicó Pedro Moreno, el presidente de la Asociación de Amigos de la Ribera del Marco. El activista instó al Ayuntamiento de Cáceres y a la CHT a que lleguen a un acuerdo para adecentar el que, a su juicio, es jardín de la Ciudad Monumental: «No vamos a parar hasta conseguir nuestro objetivo», esgrimió.

En una comparecencia conjunta llevada a cabo en la sede vecinal de San Francisco, la presidenta de la asociación anfitriona, Manoli Fernández, constató que el de la Ribera del Marco no es solo un problema que afecte a los vecinos que viven a lo largo del cauce, sino a toda la ciudad: «Hay a asociaciones a las que nos afecta más, pero es un problema de todo Cáceres. Se trata de un bien acuífero de toda la ciudad y hay que poner ya una solución». Fernández criticó el poco civismo de algunos ciudadanos, la vez que abogó por más vigilancia policial en la zona para prevenir este tipo de comportamientos.

Por su parte, Luis Jiménez, presidente de la Asociación de Vecinos de la Ribera del Marco, de reciente creación, veló por recuperar «este eje verde fundamental para la ciudad». La problemática, que se extiende por Arroyo la Plata, La Madre, Concejo o Puente Vadillo, entre otros puntos, tiene un denominador común marcado por la vegetación y la gran cantidad de residuos: «Hace siete años que no se limpia, con el consiguiente peligro de incendio en el caso de las viviendas cercanas. Llevamos dos legislaturas en las que con la Ribera del Marco se está mirando para otro lado», coincidieron los representantes vecinales. Entre ellos, José Antonio Ayudo, de Llopis Ivorra, quien hizo mención a la importancia histórica que que este canal de agua dulce ha tenido para Cáceres.

Por su parte, el presidente de la agrupación de asociaciones vecinales de Cáceres, Alberto Iglesias, dio su apoyo al colectivo que trabaja en pro de la conservación del acuífero de Cáceres y mandó un mensaje a la Administración para que las inversiones sean proporcionadas en las diferentes zonas de la ciudad, haciendo mención a las obras de ampliación que se están llevando a cabo en el Parque del Príncipe: «Hay parques en los que se invierte mucho mientras otros están abandonados. Pedimos que no se mire Cáceres por colores», expresó Iglesias.

Cabe recordar que la última actuación integral en la Ribera del Marco, ejecutada en 2011, la llevó a cabo en solitario la CHT a petición del Ayuntamiento, por aquel entonces regido por la alcaldesa Carmen Heras. Ahora los vecinos claman por que la Administración local y la nacional lleguen a algún tipo de acuerdo que permita una «limpieza manual y selectiva» durante estos próximos meses de otoño e invierno: «Pedimos que lleguen a un acuerdo y que no acabe esta legislatura sin que se haya solucionado este problema», coincidieron.

Por otra parte, los representantes vecinales también mostraron ayer su disconformidad por los problemas de seguridad vial que, según mantienen, están generando las obras de prolongación de la avenida de la Hispanidad. También criticaron los ruidos que padecen los vecinos de las zonas más próximas al desarrollo de estos trabajos.

 

Fotos

Vídeos