La reforma de Virgen de Guadalupe, a punto de concluir su primera fase

Nevado y Bazo visitaron junto a los técnicos esta obra pública. :: j. r.

C. NÚÑEZ

Cáceres está en pleno frenesí de obras y la alcaldesa las visita una a una para supervisar su marcha. Ayer fue el turno de las actuaciones de Virgen de Guadalupe, que arrancaron en noviembre y que están a punto de finalizar su primera fase, dedicada a la red de saneamiento y abastecimiento. La segunda abordará la calzada y la reordenación del tráfico. Acompañada del concejal de Fomento, Víctor Bazo, indicó que también se ha actuado ya sobre la parte baja de la mediana, que se ha asfaltado para responder a la demanda vecinal, que pedía eliminar el césped y el barro.

«Se está trabajando con la intención de terminar la obra cuanto antes, pero terminarla en las condiciones que están establecidas», dijo Nevado precisando que el plazo de ejecución es de ocho meses.

Aseguró que el objetivo para Virgen de Guadalupe era reorganizar el tráfico en una zona «muy desordenada». Esta obra, nacida de los presupuestos participativos, cuenta con un importe de unos 600.000 euros.

Las aceras serán más amplias y habrá doble vía, con carriles compartidos. A su vez se potencia el espacio interior de la mediana ajardinada. Pese a las críticas iniciales, el proyecto sigue adelante.