Recuperan un acuerdo de pleno de hace 25 años para proteger el Calerizo en Cáceres

Zona del Calerizo en las inmediaciones de la Charca del Marco. :: lc/
Zona del Calerizo en las inmediaciones de la Charca del Marco. :: lc

La alcaldesa quiere que la Junta de Extremadura y la Confederación del Tajo se impliquen y que el acuífero tenga un 'perímetro de protección'

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

El Ayuntamiento quiere que se cumpla ahora un acuerdo de pleno de hace 25 años. El 11 de junio de 1992 el Consistorio aprobó por unanimidad y a propuesta del Grupo Popular una moción que pretendía garantizar la protección sobre el acuífero del Calerizo. Ese es el camino que ha adoptado ahora el equipo de Gobierno de Elena Nevado, que pretende implicar a la Junta de Extremadura y la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) en ese objetivo. Para ello se quiere dar cumplimiento al citado acuerdo plenario por el que se preservaba «lo más posible» la reserva de agua para el consumo de los cacereños.

Aunque las circunstancias de entonces son muy diferentes a las de ahora, el asunto toma plena actualidad a raíz de las explotaciones mineras que pueden instalarse en Cáceres y sobre las que surgen dudas por el impacto que las mismas tendrían en el Calerizo.

El último caso es el de la empresa Grabat Energy. Ha presentado un proyecto para intervenir en El Trasquilón. El permiso de investigación obtenido le permite actuar en unas 15 cuadrículas sobre unas 440 hectáreas y a pocos kilómetros de la capital cacereña, entre las carreteras de Ex-206, de Miajadas, y N-630, a Mérida. Es una zona protegida y el portavoz municipal, Rafael Mateos, ya advirtió el pasado viernes que la hipotética explotación afectaría al Calerizo al estar situada la finca en la que se ubica sobre el acuífero. «Ha riego importante contaminación», afirmó Mateos.

No es el único caso, ya que también está abierto el debate sobre la posible explotación de litio en la Montaña. «El Calerizo no se vera afectado. La corta (de la mina) no está sobre el Calerizo», fue el mensaje que trasladaron los responsables de Tecnología Extremeña del Litio a la alcaldesa en la entrevista que mantuvieron. Sin embargo, desde la Plataforma Salvemos la Montaña se contradice esa versión. Lo que hace a partir de aquí el Ayuntamiento es pedir que se cumpla el acuerdo del pleno de 1992.

La Corporación acordó entonces, en plena sequía, que el acuífero fuese protegido como gran reserva de agua para la ciudad. Todos los concejales votaron a favor. En esa época, la capital sufría cortes de agua desde las 10 de la noche hasta las siete de la mañana.

El Ayuntamiento pide a la Junta de Extremadura que promueva el expediente administrativo ante la CHT y que el Calerizo cuente con un perímetro de protección por el riesgo de sobreexplotación que sufre. Además de preservar la reserva para abastecimiento se sugiere «regular y controlar las nuevas extracciones particulares».