El rechazo de la Junta a hacer un PIR entierra el proyecto de la mina en Cáceres

Una máquina perforadora en los trabajos previos de sondeos en la Montaña, con Cáceres al fondo. :: l.c./
Una máquina perforadora en los trabajos previos de sondeos en la Montaña, con Cáceres al fondo. :: l.c.

Fecons no entiende el no al proyecto y dice que la ciudad está necesitada de inversiones y de puestos de trabajo

J. J. GONZÁLEZ CÁCERES.

Todo parece indicar que la propuesta de explotación de la mina de litio puede acabar enterrada. Si el Ayuntamiento no está dispuesto a cambiar el Plan de Urbanismo para hacer posible el uso extractivo en el terreno y la Junta de Extremadura descarta acudir a la vía de la declaración de Proyecto de Interés Regional, PIR, que salvaría el escollo municipal, los planes de la empresa Tecnología Extremeña de Litio se pueden encontrar con un muro infranqueable legalmente, aunque se mantenga, de momento, la tramitación del proyecto presentado en la Dirección General de Minas del Gobierno regional. Tras el rotundo no del PP y de la alcaldesa Elena Nevado a la mina y a modificar el Plan de Urbanismo, el presidente Fernández Vara expresó ayer un no menos categórico rechazo a usar los PIR.

Más información

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, se refirió ayer al proyecto de la mina de litio antes de inaugurar unas jornadas sobre energías en Mérida. Según informa Europa Press, Vara reiteró que su Gobierno no utilizará «en ningún caso» la vía de los PIR para que el proyecto de mina a cielo abierto pueda obtener autorización en el terreno previsto en la Montaña, en las inmediaciones de Valdeflores, sin necesidad de que el Ayuntamiento modifique el Plan General Municipal, PGM. La Junta, como administración superior a la local, tiene la potestad de aprobar proyectos sin la intervención de los ayuntamientos, como ha hecho con un buen número de urbanizaciones en distintas ciudades. Ejemplos de ello hay en Cáceres, como el Junquillo y el Residencial Universidad.

«Me ratifico en el firme compromiso de que en ningún caso utilizaremos la fórmula de los Proyectos de Interés Regional para resolver este asunto», señaló Fernández Vara, para quien «la última decisión» la tiene el Ayuntamiento de Cáceres. En ese sentido, Vara rehusó manifestarse sobre este asunto «a priori de que las documentaciones se tramiten», ya que, a su juicio, debe ser «respetuoso con los procedimientos».

«Cualquier oportunidad para Cáceres, que se presentan cada muchos años, no debería ser rechazada de entrada» Juan Ramón Civantos | Fundación Cáceres Capital

Sobre el pronunciamiento del PSOE, Vara indicó: «luego como partido, la posición será la que tenga el PSOE de Cáceres, que es quien está en estos momentos llevando esta cuestión». Fernández Vara afirma estar «en permanente contacto desde el primer día» con la dirección socialista cacereña.

El cierre de esta alternativa, la de un PIR, llega al día siguiente de que el presidente regional del PP, José Antonio Monago, y la alcaldesa Elena Nevado, expresaran un rotundo no a la mina y a la modificación del PGM, que es condición básica para poder autorizar la actividad minera en los terrenos de la Montaña donde se pretende asentar.

Sobre estas negativas de los responsables políticos a respaldar el proyecto minero, la Federación Provincial de Empresarios de la Construcción, Fecons, se pronunció ayer de manera categórica en contra de ese rechazo: «Si el proyecto cumple la normativa medioambiental vigente no podemos entender el porqué de ese no rotundo. Que expliquen bien los motivos del no y que nos informen de todo», indicaron a HOY desde Fecons, organización que resalta que la ciudad de Cáceres «está necesitada de inversiones y de creación de puestos de trabajo. Si la empresa habla de que se podrían crear entre 500 y 800 empleos directos durante la fase de construcción de la mina, qué no serán los indirectos».

Fábricas de coches

«Si quieren que vengan fábricas de coches, pues que hagan posible la mina de litio porque es un material necesario para los vehículos eléctricos», afirman desde la patronal de la construcción y añaden: «donde hay litio puede haber industrias que necesiten el litio y no está la ciudad como para desaprovechar proyectos».

Quien también opina que la ciudad no se puede permitir el lujo de despreciar proyectos industriales es Juan Ramón Civantos, presidente de la fundación Cáceres Capital. «Cualquier oportunidad para Cáceres, que se presentan cada muchos años, hay que estudiarla seriamente y no debería ser rechazada de entrada», afirma Civantos, quien cree que las noticias sobre el rechazo al proyecto son «precipitadas». Explica que la fundación está recabando datos de todas las partes para poder tener un criterio firme y decidido: «cuando tengamos todos los datos nos pronunciaremos». Como ejemplo, señala que podría ser interesante el proyecto si arrastra otras industrias, como una factoría de coches, y cumple toda las exigencias ambientales con compensaciones importantes».

Los sindicatos UGT y CC.OO todavía no tienen una opinión definida sobre el proyecto industrial

Por su parte, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT no tienen todavía una opinión definida sobre el proyecto industrial minero y el rechazo que ha suscitado en el PP y el PSOE. Patrocinio Sánchez, secretaria regional de UGT señala que la organización tomará una decisión al respecto la próxima semana una vez reunidas las federaciones implicadas. Para ello se ha convocado una reunión urgente.

En CC.OO tampoco hay pronunciamiento definido sino una posición de «expectación y cautela», explica la delegada del sindicato en Cáceres, María Berrocal, quien señala que no se dispone de documentación oficial sobre el proyecto como para poder evaluarlo y analizar también lo relativo a los puestos de trabajo. Apunta que lo único que se conoce del proyecto es que «chirría» por la proximidad de una mina de cielo abierto a la ciudad.