La ranita de San Antonio y el tritón, entre las especies más afectadas

C. M.CÁCERES.

La declaración de impacto ambiental de la ampliación de la EDAR del Marco publicada ayer en el DOE, pese a resultar favorable, identifica los efectos negativos que esta obra tendrá previsiblemente sobre el medio natural.

Detalla en ese sentido que, en lo que respecta a la fauna, se han detectado posibles zonas de reproducción de especies en humedales cercanos a la estación, en concreto de la ranita de San Antonio y el tritón ibérico. Además, en los pastizales que hay junto a las instalaciones se alimenta el cernícalo primilla, y en los Llanos de Cáceres habitan el sisón, la avutarda y el alcaraván, entre otras aves.

En relación a la fauna se considera no obstante que el daño será poco significativo, ya que además se contemplan medidas correctoras como la restauración tras las obras de las zonas de alimentación del cernícalo.

En cuanto a la vegetación, el paisaje, el suelo, el agua y los bienes patrimoniales, los técnicos no aprecian afecciones relevantes, por lo que emiten una declaración ambiental favorable siempre que la alternativa que se ejecute sea la recomendada, es decir, la reforma y ampliación de la actual EDAR.