«Me he quedado fuera por solo 20 segundos, pero estoy muy orgullosa»

Ángela Montilla, ayer en una prueba del circuito. :: j. rey

Ángela Montilla, la única opositora en liza a los bomberos de Cáceres, cayó este miércoles en una prueba física que no hacía distinción entre sexos

J. CEPEDA

Tiene 31 años y es de Córdoba capital. Hasta este miércoles, Ángela Montilla Serrano era la única aspirante del sexo femenino que quedaba en liza para optar a una de las 11 plazas de bombero de la subescala de servicios especiales de la Diputación de Cáceres, pero una de las pruebas físicas recogida en las bases se convirtió en su particular talón de Aquiles: «Me he quedado fuera por solo 20 segundos, pero estoy muy orgullosa», explicaba a este periódico minutos después de verse apeada de la carrera por una plaza funcionarial en el Sepei.

De las tres pruebas físicas que estaban fijadas para pasar el corte, dos de ellas -press banca y cuerda lisa- hacían distinción para hombres y para mujeres con diferentes pesos y tiempos máximos respectivamente. No fue así así en la prueba del circuito, en la que todos los opositores, independientemente del sexo, contaban con un tiempo máximo de tres minutos y 20 segundos.

«Yo ya había mandado una alegación para saber por qué no había un tiempo para mujeres y otro para hombres, pero me dijeron que así lo había decidido el tribunal y que las bases estaban de esa manera».

Tras superar el ejercicio de press banca, consistente en la realización de 25 repeticiones con 45 kilogramos de peso para hombres y con 38 para mujeres en 30 segundos, la mala pasada para esta joven cordobesa llegaría en la prueba del circuito. En un tiempo de tres minutos y 20 segundos, los participantes tenían que completar una yincana no exenta de complicación: «Teníamos que subir las seis plantas de escaleras, saltar un muro de dos metros, ir por un tablón de equilibrio, pasar por un tubo de 12 metros, coger seis pesas de 15 kilos y colocarlas y posteriormente coger un peso muerto, un muñeco de 75 kilos, y arrastrarlo diez metros ida y otros diez metros vuelta para volverlo a colocar. A pesar de completarlo fuera de tiempo, estoy muy satisfecha con lo que he conseguido, ya que hubo hombres que incluso tuvieron que dejar el muñeco porque no podían cogerlo de todo lo que pesaba».

No obstante, Ángela Montilla no descarta continuar con sus reivindicaciones para exigir justicia: «Me estoy planteando interponer un recurso de alzada para que se revisen las bases, ya que no es justo que las mujeres tengamos el mismo tiempo que los hombres para completar una de las pruebas físicas», confiesa.

Las oposiciones comenzaron el pasado 9 de junio con un examen tipo test en el que participaron 740 aspirantes, saliendo airosos 369 de ellos. Los opositores que pasaron el corte están realizando las pruebas físicas desde el pasado sábado. Unos ejercicios selectivos que se extenderán hasta la jornada de mañana jueves. Precisamente, el sábado estaba citada la otra mujer que quedaba en la relación de admitidos tras superar el examen teórico, pero no compareció, por lo que Montilla ha sido este miércoles la única representante femenina.

Con estudios superiores de Educación Física, esta cordobesa ya está incluida en la bolsa de bomberos de la Diputación de Badajoz: «Estoy en un número bajo, por lo que probablemente pronto me llamarán para trabajar. De todas formas, las oposiciones de Cáceres me hacían mucha ilusión», lamenta.

A pesar de la sensación de impotencia por el resultado obtenido, Montilla, recién recuperada de una lesión en el cuello por la que ha tenido que estar parada dos meses, tiene buenas palabras para la organización: «Ha sido perfecta. Me han tratado muy bien. Hay mucho colegueo y existe un ambiente muy familiar entre todos los opositores y el tribunal. Era como si ya estuviésemos dentro del cuerpo de bomberos», finaliza.

 

Fotos

Vídeos