El punto de encuentro de Cáceres cierra tres días por semana y genera quejas de las familias

José Carlos Hernández, en la puerta del Punto de Encuentro Familiar de Cáceres. :: JORGE REY/
José Carlos Hernández, en la puerta del Punto de Encuentro Familiar de Cáceres. :: JORGE REY

Algunos usuarios denuncian que el servicio incumple los horariosy reclaman que abrade lunes a domingo

CRISTINA SÁNCHEZ

El Punto de Encuentro Familiar (PEF) tiene como objetivo facilitar el cumplimiento de las custodias compartidas en casos especiales. Se utiliza en procedimientos de divorcios conflictivos para que se efectúe la entrega de los hijos a los padres, o en caso de desvinculación de los menores hacia alguno de sus padres, para que vuelvan a tener relación.

Sin embargo, en Cáceres, algunos de sus usuarios explican que no funciona de forma correcta. En primer lugar, lamentan que no se pueda hacer uso de él todos los días de la semana, tal y como sí sucede en otras comunidades autónomas.

En la actualidad, el punto de encuentro de la capital permanece abierto solo tres días completos: miércoles, sábados y domingos. Además, también está operativo, pero de forma parcial, los viernes. En este caso, solo por la tarde. Es decir, cierra tres días completos por semana: lunes, martes y jueves.

Esto supone que, en algunos casos, sea imposible la recogida de los hijos por parte de sus padres, denuncian algunos afectados.

José Carlos Hernández Moreno, presidente de la asociación Custodia Compartida y usuario del PEF, explica que en su momento el juez le permitió ver a sus hijas los lunes, pero no podía efectuar la recogida al estar cerrado el punto de encuentro ese día, por lo que terminó solicitando un cambio en el juzgado.

Hernández ha detallado a este diario que el domingo 21 de julio tampoco pudo hacer uso del servicio, a pesar de que debería encontrarse abierto según el horario actual. Era el cumpleaños de una de sus hijas, por lo que pretendía ir a recogerla para pasar unas horas con ella. «En junio comuniqué al Punto de Encuentro Familiar que iría, pero mi sorpresa es que llegué y estaba cerrado. Si no hubieran podido abrir por la circunstancia que fuera, lo mínimo es que me hubieran mandado un correo para comunicarlo». Este padre está redactando una queja dirigida a la Junta para que tenga constancia sobre este tipo de problemas.

Respuesta

En la administración autonómica, que gestiona el servicio, se resalta que los usuarios son conocedores de los horarios, y que no ha habido ningún cambio al respecto.

Otro de los problemas ligados a los PEF tiene que ver con los acuerdos con las empresas que se hacen cargo los mismos, ya que es un servicio externalizado. Normalmente se trata de oenegés que los gestionan durante un tiempo determinado, hasta que otra empresa pasa a hacerse cargo de él. Sin embargo, detalla José Carlos Hernández que a veces pasan varios meses, e incluso un año en el caso del PEF de Plasencia, sin que el cambio se haya efectuado, por lo que el servicio permanece inactivo. Ello puede implicar «una desvinculación total del menor con su padre o su madre».

Además, algunos usuarios también se quejan de que el PEF de Cáceres, gestionado actualmente por la Asociación Extremeña para la Mediación, «está en unas condiciones propias del siglo pasado», tanto respecto al mobiliario como a los juguetes para los niños. En este sentido, la Junta de Extremadura responde que «aunque se localiza en un edificio con bastantes años, dispone de adecuadas condiciones de habitabilidad y salubridad, y está dotado de mobiliario y recursos materiales suficientes». Incide en que se ubica en una zona céntrica de la ciudad, junto al Parque del Príncipe.

Con el objetivo de buscar una solución, la asociación Custodia Compartida se ha puesto en contacto en varias ocasiones con la Dirección General de Políticas Sociales, Infancia y Familia, aunque sin éxito. Ante su principal reclamación, la de aumentar los días de servicio de los PEF, la Junta alude a cuestiones presupuestarias.

Además, la asociación ha intentado mantener reuniones con los cinco Puntos de Encuentro Familiar que hay en la comunidad para evaluar los problemas existentes, pero los de Cáceres y Mérida no han aceptado recibirles.