Los pueblos cacereños no dan abasto en agosto

La garganta de Cuartos, en Losar de la Vera, se llena de visitantes. / HOY
La garganta de Cuartos, en Losar de la Vera, se llena de visitantes. / HOY

En la mayoría de localidades la población se duplica, se dispara el consumo de agua, se amplían los servicios de recogida de basura y hay problemas de aparcamiento

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Agosto es para muchos el mes de volver al pueblo, pasear por sus angostas calles y reencontrarse con los amigos de la infancia. Es la época del año en la que las noches se alargan recordando anécdotas mientras se escucha de fondo música de verbena. En las pequeñas localidades cacereñas los días pasan entre gargantas de agua natural o en piscinas municipales. Cualquier opción es buena si se trata de huir del ajetreo de la ciudad en verano, una época en la que la población de los municipios aumenta. En algunos casos llega a duplicarse.

Es lo que sucede en Hervás, el pueblo de la provincia de Cáceres cuya población crece más durante estas fechas. Así lo pone de manifiesto un estudio del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Se trata de la última encuesta publicada sobre infraestructuras y equipamientos locales. Esta revela que la provincia sufre una transformación completa en estos meses. Solo los pueblos absorben una población flotante de 227.284 veraneantes. Con ello se llega hasta los 538.338 vecinos.

En esa cifra el municipio que más 'culpa' tiene es Hervás. Son 11.144 más, al pasar de 3.856 a 15.000. En concreto, un 289% más. «Es complicado encontrar aparcamiento y tenemos que aumentar servicios cotidianos como la recogida de basura, que pasa de hacerse tres veces a la semana a realizarse diariamente», afirma Patricia Valle, alcaldesa de Hervás. Este municipio cuenta con 1.500 plazas de alojamiento turístico y durante muchos días del verano, según apunta Valle, «están completas».

Algo similar sucede en Losar de la Vera, tal y como detallan desde su consistorio. «Contamos con dos camping en el término municipal que rondan las 2.500 plazas y en esta época suelen estar completos», asevera Alfredo Blasco, secretario del Ayuntamiento en Losar. «En agosto, aquí ninguno nos vamos de vacaciones. Es temporada alta para nosotros. Entre los que vuelven a ver a sus familiares, los campamentos juveniles, los festejos taurinos y las actividades que se hacen todos los días no damos abasto», añade Blasco, quien también alude a que en ocasiones toman medidas extraordinarias para abastecer de agua a la población ante el notable aumento en el consumo en la localidad losareña.

Esta se encuentra entre los diez núcleos que más población estacional atraen. En su caso aumenta en 3.479 personas. Por delante de ella están pueblos como Cañamero, segundo en número de vecinos que más crece (4.308), Jarandilla de la Vera (casi 4.000 vecinos más), Moraleja (3.981), Trujillo (3.647). Por detrás, destacan Jaraíz de la Vera (3.394), Madrigal de la Vera (3.313 vecinos más) y Alcuéscar (3.137). En los alrededores de la capital también se nota el aumento de población. Pueblos como Malpartida de Cáceres, Sierra de Fuentes y Casar de Cáceres se convierten en la residencia veraniega de numerosos cacereños.

Según el estudio, Malpartida de Cáceres pasa de los 4.200 a los 6.431. Las cifras que maneja el Ayuntamiento malpartideño, según destaca su alcalde, Alfredo Aguilera, apuntan hacia un aumento de población más significativo. Estiman unos 4.000 habitantes más. Se refiere sobre todo a las fechas más señaladas. Concretamente a estos días de agosto. Este pueblo, desde el pasado lunes está viviendo los actos más populares de su programa de festejos con concursos de pesca y el tradicional Gran Prix de peñas nocturno. La Plaza de la Nora y la Plaza Mayor se convierten en el epicentro de esta localidad que acoge a numerosos visitantes.

Eso se nota en bares y tiendas de la zona. «Las terrazas están llenas por la noche, hay que llamar para reservar si se quiere cenar fuera y es complicado encontrar un sitio libre», apunta Aguilera, quien confiesa que los hosteleros le han reconocido que, en cuanto a negocio, «está siendo el mejor de la última década».

Más incidencias

Sin embargo, todo esto también tiene consecuencias que rompen la calma en la que vive este pueblo situado a diez kilómetros de la capital. «En estas fechas también se incrementan hasta un 30% las incidencias y quejas relacionadas con aspectos como el ruido y los animales sueltos», reconoce el alcalde malpartideño, quien detalla que aumenta el consumo de agua y eso provoca que la presión baje por la noche y se produzcan más averías durante estos meses de verano.

En momentos puntuales también hay contenedores con mayor acumulación de basura y, ante esa situación, cada verano amplían el servicio de recogida a todos los días de la semana.

En otros pueblos como Sierra de Fuentes han optado por duplicar el número de contenedores dedicados a reciclaje. «Los pusimos la semana pasada y los mantendremos durante todo el verano», comenta María Luisa Holgado, alcaldesa de este municipio de 2.000 habitantes que en estos meses recibe a 1.500 personas más.

También registran subidas de población pueblos cercanos a la capital como Arroyo de la Luz, con 2.308 vecinos más, y Casar de Cáceres, que pasa de los 4.806 a los 6.800. «Esa cifra sobre todo la notamos en el consumo de agua, que pasamos de los 35.000 a los 50.000 metros cúbicos. Es mucho teniendo en cuenta que en esta época las queserías bajan su producción», concluye el alcalde casareño, Rafael Pacheco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos