El PSOE denuncia caos de tráfico por las obras en Gil Cordero y Virgen de Guadalupe

REDACCIÓN

Cáceres. Luis Salaya, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento, denuncia que hay actualmente un caos de tráfico en el centro de la ciudad, «por los retrasos en las obras de la avenida Virgen de Guadalupe y en la calle Gil Cordero». Indica que a la falta de buena planificación de estas obras, se añade el inicio de la obra en Obispo Galarza, en pleno Mercado Medieval.

El portavoz socialista, Luis Salaya, afirma que, «la improvisación y descoordinación en las obras por parte del equipo de Gobierno y las prisas por iniciarlas poco meses antes de las elecciones está provocando el caos en el centro de la ciudad, y en esta ocasión coincidiendo con la celebración del Mercado Medieval», cuando muchos cacereños y turistas se desplazarán hacia esta zona para visitarlo.

Un ejemplo de este caos, explica Salaya, «lo estamos viendo en el cruce de la calle Gil Cordero con la avenida Virgen de Guadalupe por las obras en esta vía; ya advertimos en el Pleno de este jueves que iba pasar, y todo por el retraso en el inicio de las obras de Virgen de Guadalupe y la dejadez de Nevado en solucionar el problema con las obras de saneamiento en Gil Cordero».

Se trata de una de las principales arterias de la ciudad, con una gran afluencia de tráfico, y Salaya recalca que debido a estas obras se está colapsando en horas punta ya que sólo hay un carril en cada calle.

Esta no es la primera que en esta zona se produce una situación similar, ha recordado Salaya, «a finales del año pasado denunciamos que las obras de la Avenida Virgen de Guadalupe y la calle Viena también llevaron a una situación conflictiva, y en esta ocasión en las fechas navideñas, donde también se intensifica el tránsito de personas por el centro».

Según el portavoz socialista a esto hay que sumar el inicio de las obras de reforma en la Plaza de Obispo Galarza, coincidiendo con el Mercado Medieval, «cuando habrá mucho flujo hacia esa zona por el parking y los ciudadanos se van a encontrar con la plaza vallada con el deterioro que supone para la imagen de la ciudad, y el peligro para los viandantes».

Asegura que, «una vez más la falta de planificación en las obras provoca un caos total en la ciudad. Se han dejado para meses antes de las elecciones, buscando rédito electoral, y lo único que están causando son problemas a los cacereños y a los empresarios, y a la imagen de la ciudad.