El barrio de Las Trescientas confía en el arte urbano para su revitalización

Las acciones se iniciaron ayer por la mañana con labores de limpieza del muro. :: jorge rey/
Las acciones se iniciaron ayer por la mañana con labores de limpieza del muro. :: jorge rey

Cuatro artistas pintan varias viviendas dentro de un proyecto del Ayuntamiento y el Ministerio de Sanidad

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Paca Alonso no tiene muy claro qué es eso del arte urbano, pero no pudo decir que no a la propuesta que le hizo el artista Jesús Mateos Brea junto al presidente de la Asociación de Vecinos de Las Trescientas para convertir el muro de su casa en el soporte de una pintura de gran tamaño. «Me lo ofrecieron y me pareció bien», reconoce, y al segundo explica que también le sedujo la idea de que le adecentaran la pared, que da a la Avenida de la Bondad. «Estaba un poco sucia y le han puesto un líquido contra la humedad, yo creo que va a quedar muy bien». Lo del 'Street Art' puede sonarle a chino, pero esta mujer, de 85 años, sonríe encantada pensando que su casa va a ser de las más bonitas del barrio. «Sólo he tenido que firmar este documento y ya está», remacha mostrando un folio impreso en el que reconoce estar de acuerdo con participar en la iniciativa.

Había cierta revolución ayer en Las Trescientas. Andamios y mucha curiosidad se instalaron en cuatro puntos de esta especie de pueblo dentro de la ciudad. Fue el primer día de la iniciativa '300 murales en Las 300'. Es un proyecto desarrollado dentro del Plan Nacional de Drogas con cargo al fondo de bienes decomisados por tráfico ilícito de drogas. El Ministerio de Sanidad y el Instituto Municipal de Juventud (a través del programa '¿Te apuntas, te vienes?') se han dado la mano para inyectar vida a esta barriada.

Cuatro murales comenzaron ayer a elaborarse en muros de casas particulares. Cáceres se suma de esta forma a la fuerte tendencia que recorre pueblos y ciudades de todo el mundo y que convierte espacios anodinos el puntos en los que se fijan todas las miradas. Los autores de esta iniciativa son de la región y llevan a sus espaldas muchos kilómetros recorridos poniendo color a infinidad de rincones. Han firmado obras en Romangordo, que se ha convertido en un verdadero museo al aire libre de este arte cargado de expresividad y elementos para la reflexión y la crítica social.

Primer proyecto

Jesús Mateos Brea, que dejará su huella en casa de Paca, explica que es el primer proyecto de arte urbano en la ciudad planeado para un barrio de forma conjunta. «Esta zona está algo envejecida, nadie entra entre las calles, pero esta iniciativa puede hacer que la gente entre a ver los murales, son zonas peatonales y que permiten el paseo», explica Brea, como firma sus trabajos. Quizás, como ha sucedido en otras ciudades y pueblos, puede ser un primer paso para que el arte urbano emerja. El hilo conductor de todo el proyecto es la defensa del Medio Ambiente. Brea ilustrará unos pájaros exóticos enjaulados para expresar la idea de que los animales no deben salir de su hábitat para convertirse en mascotas. La única petición de Paca es que pinte una vaca, en alusión al apellido de su marido. La tendrá.

Los cuatro autores de los 300 murales que pintarán en el barrio:: JORGE REY
Los cuatro autores de los 300 murales que pintarán en el barrio:: JORGE REY

El artista Sojo plasmará su arte en la calle de la Caridad. El muro de la casa de Ángela es su «lienzo». Ángela ha visto por televisión la iniciativa en otros pueblos y le ha parecido «muy bonita». Por eso ha cedido el muro sin duda. Sojo ofrecerá una visión sin edulcorar del medio ambiente, con la idea de que los residuos pueden ser algo que se vuelve en contra de nosotros. Destaca el buen recibimiento que les está dando el barrio. Ofrecen agua, cuenta, y se asoman para ver cómo va evolucionando todo.

Chefo, de Moraleja, vive con especial emoción el desarrollo de este proyecto. «Yo viví aquí hace más de 20 años», explica mostrando el boceto de su obra en un folio. Se llama '300 chopos' y es un tupido bosque de árboles que animará la calle del Castaño.

La calle Vascongadas es la que se le ha asignado a Caín. Lo suyo va a ir de aves en pleno vuelo aunque ayer al mediodía todavía estaba dándole vueltas a algún detalle. También contento con la iniciativa, reconocía que el «barrio y la gente son un encanto».

La previsión es que los murales estén terminados mañana viernes. El sábado, la Plaza de la Fe acogerá un taller participativo con la presencia de los cuatro autores de los murales. Contará con un máximo de 30 participantes de edades comprendidas entre los 14 y los 29 años.

Según el comunicado del Ayuntamiento de Cáceres con esta actividad se pretende, «además de concienciar sobre la conservación del Medio Ambiente, fomentar la participación ciudadana con actividades alternativas de cultura y ocio, actualizar e incrementar la visibilidad del barrio de Las Trescientas y dotar a la ciudad de Cáceres de un proyecto de arte urbano potente que reivindique su papel de vanguardia dentro de la cultura urbana». Se apunta que la ciudad fue desde los años 90 «clave en el germen y posterior desarrollo de esta cultura en la región». Este arte ha ido evolucionando paulatinamente y mejorando su consideración social hasta ser muy valorado y demandado. Desde los primeros graffitis, en muchos casos simples trazos o firmas, hasta la magia que despliegan los actuales murales hay un cambio considerable.

Todo el que lo desee puede acudir a ver los progresos de estos trabajos a Las Trescientas. Las redes sociales (Twitter @JuventudCaceres e Instagram @300 murales) ofrecen imágenes del proceso de estas obras al aire libre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos