Propietarios de Zamarrilla están rehabilitando el poblado medieval

Así estaba hace unos años la casa palacio de la Condesa (izq.) y estado de la entrada (drcha.)/S. E.
Así estaba hace unos años la casa palacio de la Condesa (izq.) y estado de la entrada (drcha.) / S. E.

Está en la Lista Roja de Patrimonio, pero la Casa Palacio de la Condesa ha sido rehabilitada y se ha pedido licencia para arreglar Casa Cachorra

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Zamarrilla es una joya arquitectónica que está a sólo 15 kilómetros de Cáceres. Un poblado medieval que se fue muriendo poco a poco, hasta llegar a la ruina en el siglo XX, lo que hizo que Hispania Nostra la incorporara en el año 2014 a la Lista Roja de Patrimonio y solicitara que sus propietarios rehabiliten los monumentos que hay.

Dentro de poco Zamarrilla posiblemente dejará de formar parte de esa denigrante lista ya que algunos de sus propietarios han comenzado a rehabilitarla.

En el año 2013, con ayuda de un notario, se repartió el pueblo entre los herederos de la familia propietaria, y varios de ellos están invirtiendo en sus edificios.

Zamarrilla está entre Valdesalor y Torreorgaz. Se trata de un asentamiento creado tras la reconquista de Cáceres, en el siglo XIII o XIV. Sus habitantes se dedicaban a explotar la tierra y el ganado. Hay documentos que hablan de este asentamiento en el siglo XIV. Se sabe que aquí llegaron a vivir en el siglo XVIII hasta 200 personas, la mayoría de ellos jornaleros de los Ovando, familia propietaria de la mayor parte de las tierras. Su declive comenzó con la Guerra de la Independencia, al ser prácticamente arrasada por los franceses.

Detalle de la escultura en la hornacina de la entrada en la casa palacio de la Condesa

Al entrar en el poblado hay actualmente las ruinas de una iglesia y los edificios se suceden hasta la parte superior del cerro en donde se encuentra la Casa Palacio de la Condesa del siglo XV o XVI, que era en donde vivían los nobles de la familia de los Ovando. Es una casa palacio imponente que fue de las últimas en dejar de ser habitadas, en los años 90. Al pasar a ser considerado Zamarrilla un poblado abandonado, la gente entraba en la casa palacio sin problemas; pero ahora ya no se puede porque su propietaria lo tiene cerrado y lo ha arreglado. Es una propiedad privada. En el año 2015 arregló el tejado y luego ha estado rehabilitando otras zonas de la casa, recuperando los esgrafiados que había y colocando sobre una hornacina que hay en la entrada una hermosa estatua de una mujer que compró en Italia.

Las obras han sido realizadas con la supervisión de la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento de Cáceres, ya que se encuentra en su término municipal.

Hay entre la iglesia y la casa palacio de La Condesa una imponente casa gótica, conocida como Casa Cachorra o la casa de la chimenea, por la gran chimenea que tiene. Según ha indicado el Ayuntamiento de Cáceres al Diario HOY, los propietarios de esta casa acaban de solicitar a la Corporación Municipal una licencia para empezar a rehabilitarla. Hispania Nostra valoraba este edificio, ya que señalaba que era una vivienda completa del siglo XV a la que tan solo faltan los forjados y la compartimentación interior. «Vanos de traza gótica, ventanas abalconadas y una monumental chimenea en la planta alta sobresalen como elementos destacados», indicaba. En otra zona del poblado, más allá de la casa palacio de la Condesa, hay una fortaleza que lleva mucho tiempo en ruinas.

Se ha pedido licencia para rehabilitar la Casa Cachorra.
Se ha pedido licencia para rehabilitar la Casa Cachorra. / S. E.

La propietaria de la Casa Palacio de La Condesa ha pedido a Hispania Nostra que deje de incluir a Zamarrilla en la Lista Roja. La asociación, fundada en 1976, le ha indicado que dejará la lista roja para engrosar la lista verde (de monumentos recuperados) cuando se demuestre que ya no está en ruinas. Hay monumentos de la provincia de Cáceres que han pasado de estar en la lista roja a la verde, como el aljibe del Museo de Cáceres, la ermita de San Berto de Hinojal, la ermita de Valbón de Valencia de Alcántara y el berrocal de Trujillo, cuando pasó a mejor vida el proyecto de hacer ahí un campo de golf con 58 apartahoteles.

La dueña de la casa palacio asegura que el resto de edificios que están en Zamarrilla son edificios para ganado, que fueron destruidos en la Guerra de la Independencia, cuando los quemaron los franceses.

Más información