El primer premio del Concurso de Albañilería de Cáceres se va a Riolobos

La prueba comenzó a las 09.00 y se prolongó hasta las 13.30 horas en la avenida de España. :: jorge rey/
La prueba comenzó a las 09.00 y se prolongó hasta las 13.30 horas en la avenida de España. :: jorge rey

Los hermanos Lucio y Raúl Jiménez se proclaman por segundo año consecutivo vencedores del certamen organizado por Fecons

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Los hermanos Lucio y Raúl Jiménez García, procedentes de la localidad cacereña de Riolobos, se han alzado por segundo año consecutivo con el primer premio del Concurso de Albañilería 'Cáceres Patrimonio de la Humanidad' organizado por Fecons (Federación Provincial de Empresarios de la Construcción de Cáceres), que este 2019 ha celebrado su XIV edición.

El certamen se celebró ayer por la mañana en la avenida de España. Las 17 cuadrillas participantes tuvieron cuatro horas y media para resolver el proyecto diseñado por el arquitecto Agustín García.

En esta ocasión, el desafío ha consistido en reproducir el matacán de la fachada principal del Palacio de la Generala, un elemento extraído de la arquitectura de piedra de la Ciudad Monumental que ayer se intentó emular, con más o menos éxito, en ladrillo.

Los participantes recrearon el matacán del Palacio de la Generala con un proyecto de Agustín García

El jurado, integrado por profesionales del sector, decidió que la reproducción más acertada fue la de los hermanos Jiménez García. El primer premio está dotado de 1.800 euros. Juan Manuel Antúnez Robledo y Gabriel Morato Silvero, de San Vicente de Alcántara, se alzaron con la segunda posición (mil euros). Y el bronce también se fue para Riolobos. Los hermanos Alfonso y José María Jiménez García consiguieron el tercer premio (500 euros). Son hermanos a su vez de Lucio y Raúl, la cuadrilla ganadora.

«No nos ha parecido difícil. Pero ha sido un trabajo largo de ejecutar. Ha habido que trabajar muchísimo. Se puede ver porque casi nadie ha terminado la prueba», aseguraban los campeones tras recibir el veredicto. Inicialmente la duración de la prueba era de cuatro horas, aunque hubo que añadir 30 minutos por la laboriosidad de la ejecución.

A los Jiménez García el dominio de la paleta les viene de cuna. Su padre, desvelan, también fue albañil. «Nos gusta participar para demostrar que, al menos por un día, eres el mejor», apuntaban. Ya saben qué harán con el premio. Lo invertirán en las vacaciones familiares que ya tenían planificadas: un crucero por el Mediterráneo. «Nos viene estupendamente», agregaron.

Los ganadores invertirán los 1.800 euros del premio en un crucero por el Mediterráneo

Cada año Fecons invita a un arquitecto a diseñar el proyecto sobre el que girará el concurso. En esta ocasión, el encargo fue a parar a Agustín García, quien se fijó en un singular elemento defensivo. «Nuestra arquitectura es muy militar. El matacán es un elemento muy clásico de la arquitectura del XV y el XVI y se ha reproducido en casi todos los edificios. En la mayoría de los casos son elementos rectangulares como en la Torre de Bujaco o en Golfines. Pero hay dos muy parecidos que tienen planta de semicírculo, que son el del Palacio de la Generala y el de la Casa del Sol», describía el arquitecto.

Limpieza y ejecución

Al frente del jurado estaba, como presidente, Mauricio Lázaro. Son tres los aspectos que los jueces tuvieron en cuenta a la hora de emitir sus valoraciones sobre los trabajos presentados: un buen acabado, que las medidas fueran lo más correctas posibles y la limpieza.

Durante la rueda de prensa de presentación de la prueba, Carlos Izquierdo, presidente de Fecons, alertó de la falta de relevo generacional den la construcción, una idea que también comparte Lázaro. «La cosa está más floja. No hay gente cualificada. Estamos notando ya que hay menos oficiales que otros años. Creo que el sector nuestro no motiva a la gente joven y se están yendo a otros sectores», concluía desde el Paseo de Cánovas.