Los policías exigen un módulo para presos en el Hospital Universitario de Cáceres

Imagen del nuevo complejo del Hopistal Universitario de Cáceres. :: hoy/
Imagen del nuevo complejo del Hopistal Universitario de Cáceres. :: hoy

Sanidad confirma una «solución provisional» en la primera planta, aunque la unidad específica está incluida en la segunda fase del complejo médico

LAURA ALCÁZARCÁCERES.

«Estamos tirados en un pasillo con dos sillas», declara Lorenzo Simón, secretario provincial en Cáceres del sindicato mayoritario del cuerpo de la Policía Nacional, Jupol. Con esta rotunda aseveración denuncia a este diario la falta de un módulo de custodia para presos en el nuevo Hospital Universitario. Esta misma semana, Lorenzo y un compañero han prestado servicio custodiando a un interno que permanece ingresado en el complejo hospitalario, y al que se le ha asignado una habitación en la tercera planta del edificio, puerta con puerta con las habitaciones de los enfermos. «Ayer -por el jueves- entró una enfermera con instrucciones para que el paciente saliera a pasear al pasillo y no lo autorizamos porque no es un paciente normal y ahí nosotros no podemos garantizar la seguridad», sostiene el policía nacional.

Ante esta situación, Jupol ha decidido iniciar conversaciones con los distintos partidos políticos para exigir la creación del módulo y «ver si pueden hacer algo». «Estamos dispuestos a llegar donde haga falta porque nos parece una vergüenza y vamos a presentar escritos donde sea necesario», asegura. Simón mantiene que el 90 por ciento de los presos a la espera de una cirugía serán intervenidos en el hospital nuevo. «Por ello, -añade- tenemos un amplio informe preparado con las carencias que hay».

Según el delegado sindical, la Policía ha solicitado a Jupol un informe para habilitar un «semimódulo o algo provisional» en un ala del hospital que presente «unas mínimas condiciones de seguridad». Documento que, indica, ha sido encargado al cuerpo policial por la propia consejería de Sanidad.

Jupol: «Estamos tirados en un pasillo con dos sillas y así no podemos garantizar la seguridad»El único hospital de la ciudad con módulo de custodia es el Virgen de la Montaña, que cierra

Solución provisional

Desde la Gerencia del SES confirmaron ayer a HOY que la sala de custodia se acometerá en la segunda fase de ejecución del hospital, algo que desde Jupol ven «lejano no, imposible». Mientras tanto, la Consejería ofrecerá una «solución provisional, probablemente en la primera planta del hospital», precisaron. «Para la planificación de esa solución, el SES ya ha establecido contacto con los responsables policiales que esperamos fructifiquen en breve plazo», matizaron. La agrupación policial, sin embargo, no comparte la medida que propone la administración regional. «Nos parece realmente absurdo gastar dinero en hacer un parche cuando no es tan costoso un módulo dentro del hospital», indica su representante.

El módulo de custodia es una unidad independiente que se habilita en los centros hospitalarios para prestar asistencia médica a los reclusos. Estas unidades suelen estar aisladas del resto de dependencias médicas y de las áreas en las que se encuentran las habitaciones de los hospitalizados. Su cometido, además de evitar un posible riesgo de fuga, -en el caso de presos conflictivos o con alguna afección menos grave-, es garantizar también la propia integridad de los agentes que desempeñan las tareas de vigilancia, y de cualquier persona en el recinto.

Según los policías consultados por HOY, los presos no suelen estar esposados durante su estancia en el hospital y a los efectivos policiales no se les informa de los delitos por los que cumplen condena. «Es algo de lo que tenemos que enterarnos nosotros», manifiesta Simón, que añade: «no sabemos lo que puede tener en la cabeza una persona cuando sale de la cárcel», expresa en relación al peligro al que están expuestos estos profesionales. El servicio de custodia normal de un reo, que es de 24 horas, lo realizan dos policías.

Desde otro sindicato, el SUP, su secretario provincial, Javier Alonso Manzano, corrobora también que la falta de esta unidad es un «riesgo». «No solo por la imagen que se da -argumenta- sino por la inseguridad y el malestar que genera entre los pacientes, familiares y el propio personal sanitario». Según Manzano, las salas de reclusos deben evitar el «contacto directo» con el público. «Tienen que contar con cámaras de vigilancia, con portero automático y ventanas dispuestas de barrotes», concreta.

San Pedro de Alcántara

En el hospital San Pedro de Alcántara también se reclamó hace unos años la sala de custodia. En el 2017 la gerencia de Salud de Cáceres dispuso dos habitaciones para los detenidos en un área específica de la quinta planta -al fondo del pasillo- con dos camas cada una. Desde SUP remarcan que «no es un módulo como tal, le dan un uso normal con otros pacientes», resalta Manzano.

En la ciudad, el Virgen de la Montaña es el único hospital que cuenta con este módulo exclusivo destinado a presos, que demandan los policías. En este caso, está circunscrito a las especialidades médicas que se tratan en el centro que, con la inauguración del complejo nuevo, cerrará sus puertas próximamente. Precisamente, su clausura es uno de los retos a los que se enfrenta el recién nombrado gerente del área de Salud cacereño, Juan Carlos Escudero. En cuanto a los plazos de la fase siguiente del Universitario, en la que sí está incluida la unidad de reclusos, su anteproyecto saldrá a licitación en septiembre, según ha anunciado la Consejería.

Más