La Policía mantiene bajo control al investigado por abusar de una chica en Cáceres

Calle Hernando de Soto/HOY
Calle Hernando de Soto / HOY

Se trata del 'violador de La Madrila', que cumplió 15 años de condena por dos violaciones cometidas en 2002

E.F.V./REDACCIÓN

La Policía Nacional mantiene bajo control al hombre que fue puesto a disposición judicial el pasado 1 de enero como supuesto autor de los abusos sexuales sufridos por una chica en la calle Hernando de Soto en Cáceres.

La aplicación de esa medida ha sido confirmada por el jefe superior de la Policía Nacional en Extremadura, José Manuel Merino, quien ha indicado que ese «dispositivo de control» se aplica ante este tipo de casos.

El investigado por estos hechos fue detenido por la Policía y puesto a disposición judicial. En un primer momento ingresó en prisión y posteriormente ha quedado en libertad con cargos por un supuesto delito de abusos sexuales.

Se trata del 'violador de La Madrila', que se encuentra en libertad tras cumplir una condena 15 años de prisión por dos violaciones cometidas en el año 2002.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha indicado que el investigado por estos hechos está en libertad porque en estos momentos «no tiene coartados los derechos y libertades por ninguna sentencia judicial».

«Los ciudadanos deben estar tranquilos, no podemos estar permanentemente detrás de una persona que no tiene nada pendiente con la justicia», ha detallado Merino, quien confirma que los agentes tienen bajo control al investigado.

Más información

Antecedentes

El agresor fue juzgado en diciembre de 2002 por dos violaciones ocurridas en 10 de enero y el 1 de febrero de ese año. La primera de ellas tuvo lugar cuando se abalanzó sobre una joven de alrededor de 25 años que caminaba por la avenida de Hernán Cortés, cerca de la estatua del conquistador, a la que violó bucalmente.

La segunda agresión la sufrió una mujer de 50 años que fue atacada por él cuando caminaba por la calle José Luis Cotallo (junto a la Plaza de Albatros). También la obligó a que le hiciera una felación.

El denominado como 'violador de La Madrila' fue detenido el 8 de marzo de 2002, cuando la primera víctima llamó al 091 para avisar que el individuo que la había violado se encontraba en un pub de La Madrila. Ella le vio desde el exterior.

El tribunal decidió condenarle a 15 años de prisión: siete años por cada una de las violaciones, y un año más por las lesiones que causó a una de las víctimas. También tuvo que indemnizar con 30.000 euros a la víctima más joven y con unos 37.000 euros a la otra mujer agredida. La pena no fue mayor al aplicar como eximente la gran dependencia del condenado a la cocaína y éxtasis.