La Policía Local de Cáceres extrema la vigilancia en La Montaña para evitar incendios

Agentes de la Policía Local supervisan la situación en la falda de la Montaña. :: /LORENZO CORDERO
Agentes de la Policía Local supervisan la situación en la falda de la Montaña. :: / LORENZO CORDERO

Ayuntamiento y bomberos del Sepei siguen un plan de prevención que se marca antes del verano

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

«Siempre estamos muy pendientes de La Montaña, porque es un punto conflictivo, ya que tiene muchas viviendas diseminadas», señala al Diario HOY Francisco Hernández, jefe del servicio del Sepei, que afirma que el estar alerta es lo que ha hecho que el primer incendio de este verano en La Montaña, el del pasado lunes 23 de julio no fuera grave.

Más información

«Se intervino rápido y no llegó a una hectárea lo quemado». El incendio, como la mayoría de los que se producen en La Montaña fue provocado. Los bomberos se encontraron con dos focos. Ocurrió alrededor de las seis de la tarde en la falda de La Montaña, en la zona de La Palacina. Fue rápida la intervención de un helicóptero que ayudó a apagar el fuego.

«Hay una dotación permanente de la Patrulla Verde de la Policía Local vigilando La Montaña»

«Hay una dotación permanente de la Patrulla Verde de la Policía Local vigilando La Montaña» Rafael Mateos | Concejal de Seguridad

Los vecinos de la zona de La Montaña aún recuerdan el susto de hace dos veranos, cuando un incendio que se originó al salir ardiendo un coche en una calleja de la solana obligó a desalojar once casas de campo, a unas 25 personas. El fuego no llegó a superar una superficie de dos hectáreas, pero las llamas se propagaron rápidamente llegando a la altura de la carretera del Santuario de la Virgen de La Montaña, a la última curva. Se utilizaron hasta tres helicópteros a la vez.

Patrulla verde alerta

El concejal de Seguridad, Rafael Mateos, también señala que la Corporación Municipal es consciente de la necesidad de estar pendiente de esta zona verde de la ciudad, «tenemos allí, vigilando, a una dotación permanente de la patrulla verde de la Policía Local».

Sepei y Ayuntamiento insisten en la importancia de la prevención. «En el mes de mayo hicimos un recorrido por los caminos de La Montaña – indica el jefe del Sepei –, porque la vegetación crece y en algunos tramos dificulta que los vehículos de extinción de incendios puedan pasar sin problemas. Hicimos un informe, localizando los puntos negros y se lo entregamos al Ayuntamiento».

«Con ese informe – sigue Rafael Mateos –, nosotros avisamos a la brigada de parques y jardines por si hay que cortar algún árbol y quitar vegetación. De todas formas el pasado mes de mayo se aprobó una partida, creo que de 40.000 euros para arreglar estos caminos de La Montaña».

«La Montaña es un punto conflictivo porque hay muchas viviendas diseminadas»

«La Montaña es un punto conflictivo porque hay muchas viviendas diseminadas» Francisco Hernández | Jefe del Sepei

La Montaña es una prioridad desde hace unos 25 años, cuando se aseguraba que había pirómanos que estaban intentando sembrar el pánico en esta zona. En el año 1994 vecinos de la zona llegaron a entrevistarse con el alcalde y con el entonces gobernador civil de la provincia, pidiendo más vigilancia para terminar con los incendios.

24 horas

En el año 1996 se puso en marcha un dispositivo para mantener una vigilancia en la zona durante 24 horas. Intervenían miembros de la Guardia Civil, Policía Local, Policía Nacional y el Servicio de Ordenación Forestal. En 1998, hace veinte años, se montaron cinco puntos fijos de vigilancia. Poco a poco la presión policial hizo frenar los incendios en La Montaña, haciendo más difícil la intervención de los pirómanos, que solían prender fuego de madrugada y con varios focos. Incluso así, en el año 2009, en dos semanas del mes de agosto, se llegaron a contabilizar seis incendios provocados.

Dentro de la prevención también se hizo un mapa de caminos accesibles, caminos que tienen que mantener para seguir actuando con la rapidez necesaria. La Montaña es, por tanto, una prioridad clara dentro del operativo policial y de bomberos. De hecho, este verano está siendo uno de los más tranquilos que se recuerdan en ese paraje.