La Policía cree que el hombre detenido en Cáceres causó dos fuegos en la Sierrilla

Un helicóptero y dos retenes terrestres acudieron a este nuevo incendio en la Sierrilla este lunes . :: /ARMANDO MÉNDEZ
Un helicóptero y dos retenes terrestres acudieron a este nuevo incendio en la Sierrilla este lunes . :: / ARMANDO MÉNDEZ

Interceptado por la Policía Local el viernes, se le responsabiliza de los tres incendios del 13 de julio y de los dos del pasado dos de agosto

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Fue detenido el pasado viernes después de que prendiera fuego a la zona de los riberos del Tajo, al regresar a su domicilio en la capital cacereña desde Monroy. Sin embargo, el mal que provocó este individuo de 33 años que responde a las siglas de A. B. D. no quedó ahí. Ya sea por atracción irracional al fuego (lo que le convertiría en pirómano) o por hacer daño o buscar algún beneficio concreto (incendiario) este hombre lleva, presuntamente, a sus espaldas varios fuegos por los que tendrá que responder ante la ley. La buena noticia es que ya está a disposición judicial.

Según la información que la Policía Nacional ha proporcionado a este diario, este joven, detenido por la Policía Local de Cáceres en colaboración con la Guardia Civil podría ser el autor de cinco incendios que se han producido recientemente en la ciudad. De hecho, tras su detención por las fuerzas de seguridad, reconoció estar implicado en ellos.

Más información

Al parecer, este presunto pirómano acudía a distintas zonas en el mismo día para provocar fuegos. Es lo que sucedió el pasado 13 de julio, cuando, desde el mediodía, se desencadenaron tres incendios en la ciudad, que la llenaron de humo durante toda la tarde. La Sierrilla, el Junquillo y el Cerro de los Pinos se vieron afectados por incendios a lo largo de esa jornada. El primero de los incendios tuvo lugar en La Sierrilla, entre punto geodésico y la Casa de Labranza del Olivar Chico de los Frailes. El segundo tuvo lugar en una zona próxima al Junquillo, por donde discurre la vía ferroviaria. El tercero de los incendios se declaró a las cinco y media de la tarde en dirección al cerro de los Pinos desde el Junquillo. En estos dos últimos incendios se declaró el nivel 1 de peligrosidad por la proximidad con viviendas. En la extinción de estos fuegos, en los que no hubo que lamentar heridos ni daños materiales, aunque sí la pérdida de pastos, matorral y arbolado, se tuvieron que emplear medios aéreos. La cercanía de los incendios, todos ellos en un radio cercano, hicieron pensar en la posibilidad de que fueran intencionados.

Volvió a La Sierrilla

Según la Policía Nacional este individuo puede estar implicado también en los dos incendios que tuvieron lugar el pasado jueves, lo que significa que reincidió en La Sierrilla, a donde volvió a acudir tres semanas después. Ese día, en plena ola de calor, el fuego se desencadenó a las 18.30 y también se declaró el nivel 1 al quedar las llamas a unos 30 metros de las viviendas. Se desplazaron medios aéreos del Infoex provenientes del incendio de Caminomorisco.

Por la mañana habían ardido pastos en la carretera de Torrejón el Rubio, junto al depósito, un incendio también atribuible a este pirómano que, según el atestado recogido por la Policía Nacional, respondió con un «me ha dado por ahí» cuando, tras reconocer su participación en al menos cinco incendios, los agentes le piden explicaciones por lo que hace. Durante su detención se comprueba cómo tenía las manos tiznadas y restos de pasto en el frontal y bajos del vehículo, de la marca Audi y de color gris, que pasó al Depósito Municipal.

Tras ser detenido el viernes en el Polígono Ganadero y llevado a comisaría pasó a disposición judicial. Ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional explicaron ayer el paradero exacto de este individuo. La Comandancia de la Guardia Civil en Cáceres ha anunciado que hoy martes dará detalles que no han trascendido acerca de este proceso.

Penas

Según Europa Press el artículo 352 del Código Penal, que se reformó y endureció las condenas para los autores de incendios forestales en 2015 contempla condenas de prisión de uno a cinco años y multas de 12 a 18 meses para los incendios de masas forestales o montes. Si dicho incendio afecta a una superficie de considerable importancia o una merma destacada de los recursos medioambientales, se impondrá una pena de prisión de 3 a 6 años y una multa de 18 a 24 meses.

Las penas aumentan si el causante del incendio obtiene beneficios económicos del mismo. Cuando el fuego se produce por una imprudencia como el encendido de una barbacoa, su autor será castigado con una pena inferior a las previstas en cada supuesto. En el caso de que el incendio haya supuesto un peligro para la integridad de las personas el Código Penal contempla penas de hasta 20 años de prisión y 24 meses de multas. Si hay víctimas mortales el autor del incendio podría considerarse además como responsable de un delito de homicidio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos